Málaga Interior

La nieve cubre la Sierra de las Nieves y cuaja en El Torcal

  • Los accesos a los parajes naturales fueron cerrados durante la mañana para los vehículos particulares

La nieve cubrió ayer diferentes puntos de la provincia de Málaga a primera hora de la mañana, llegando a alcanzar El Torcal y las cumbres de las sierras que rodean Ronda. Además, la nieve cayó de forma más importante sobre la Sierra de las Nieves, llegando a alcanzar zonas situadas a unos 1.200 metros de altura, bastante más bajo de lo que inicialmente se preveía.

En Antequera el acceso al paraje natural tuvo que ser cortado hasta que la nieve se fue replegando y pudo reabrirse la carretera de acceso, llegando a desaparecer para la tarde la ligera nevada que había dejado cubierto de blanco el peculiar paisaje de piedra.

Mientras tanto, en el Sierra de las Nieves el acceso de vehículos fue cortado en la barrera de control situada junto al conocido como carril de Tolox, por lo que había que llegar andado hasta el refugio de Quejigales.Aunque con el avance de la jornada parte de la nieve situada en las zonas más bajas se derritió, se conservó buena parte de la misma en las zonas altas, presentando una importante acumulación de nieve en determinadas zonas, como la conocida como Cañada del Cuerno. En este punto los pequeños pinsapos fueron totalmente cubiertos por la nevada y también los de mayor porte presentaban una importante acumulación de nieve. La zona presentaban una gran estampa navideña, mientras en el Puerto de los Pilones los quejigos de alta montaña que han perdido sus hojas se habían brisado y presentaban una imagen propio de otras latitudes.

La nieve atrajo ayer a los primeros visitantes al espacio, aunque algunos decidieron dar la vuelta al comprobar que no podían acceder hasta el refugio de Quejigales con sus vehículos.

Ya por la tarde algunos de los visitantes no dudaron caminar para llegar hasta la nieve y así poder disfrutar de la primera nevada de la temporada, que fue más abundante de lo esperado.

Otros optaron desde el primer momento de poder disfrutar de la nieve y decidieron adentrarse en la sierra para contemplar el paisaje nevado, aunque la niebla y el viento hacían que fuese bastante complicado permanecer en espacios abiertos. "Está precioso, merece mucho la pena subir hasta aquí", explicaba uno de los senderistas que se adentró en la nieve.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios