Murallas de Ronda Patrimonio rondeño desconocido

  • El plan director de las murallas busca impulsar uno de los BIC más importantes que tiene la ciudad del Tajo

Murallas de Ronda situadas junto a la entrada desde la Costa del Sol. Murallas de Ronda situadas junto a la entrada desde la Costa del Sol.

Murallas de Ronda situadas junto a la entrada desde la Costa del Sol. / Javier Flores

La delegada de Patrimonio Histórico, Francisca González, afirmó recientemente que es necesaria la apuesta de la ciudad por el Bien de Interés Cultural (BIC) más destacado de Ronda y también uno de los menos conocidos. “Con sus más de 191.000 metros cuadrados y en torno a 3.500 metros lineales, el conjunto de la muralla de Ronda constituye uno de las más extensos de la Península por encima de las de lugares como Ávila o Lugo, o Carcassonne, en el sur de Francia. Ronda no puede vivir de espaldas a su muralla”, mantuvo la edil, quien insistió en la necesidad de su conservación, así como de su promoción como valor turístico aun no desarrollado en toda su potencialidad. Ello incluiría ampliar las zonas visitables y la creación de un centro de interpretación y difusión de este patrimonio desconocido.

Vista desde el barrio de Padre Jesús. Vista desde el barrio de Padre Jesús.

Vista desde el barrio de Padre Jesús. / Javier Flores

Un posicionamiento que realizaba tras la presentación del plan director de las murallas, que ha sido impulsado desde el Consistorio. Y del que el arquitecto Pedro Gurriarán, de Yamur Arqueología y Arquitectura SL, fue el encargado de mostrar los principales aspectos sobre este Bien de Interés Cultural (BIC) de origen medieval y del que se conserva su fisonomía general dado que, a diferencia de otros municipios como Sevilla, el desarrollo urbanístico de Ronda no ha supuesto su derribo ni han sufrido alteraciones destacables. “El crecimiento de la ciudad se hizo hacia el norte y el recinto medieval quedó como fosilizado en el tiempo”, señaló Gurriarán, quien apuntó también que a pesar de que “es el elemento más importante patrimonialmente, apenas se le presta atención”. Otro de los aspectos que destacó fue el hecho de que la muralla en sus diferentes partes constituye un yacimiento arqueológico sobre el que considera que se debe seguir investigando.

En cuanto los problemas de conservación, el experto señaló que se ha detectado la pérdida a lo largo del tiempo de la cara exterior, lo que hace que se produzca una pérdida paulatina de los morteros interiores; filtraciones de agua, así como contar con elementos adosados como viviendas o jardines.

Camino que conduce a los Baños Árabes. Camino que conduce a los Baños Árabes.

Camino que conduce a los Baños Árabes. / Javier Flores

También entre los elementos singulares de Ronda donde se recomienda realizar distintas investigaciones e intervenciones se encuentra El Castillo o La Mina, apuntando además la necesidad de reducir la presencia de vehículos a motor en el entorno. En el documento se recogen también las actuaciones a realizar o ya iniciadas en caminos de acceso en las laderas, así como su recuperación ambiental y la eliminación de los elementos visualmente contaminantes.

Precisamente, el acondicionamiento de los accesos a diferentes partes de las murallas es uno de los proyectos que se están acometiendo en estos momentos por parte de la empresa pública Turismo de Ronda, que actualmente trabaja en un proyecto para acondicionar la bajada hasta el Arco del Cristo, que tiene una vista directa sobre el conocido Puente Nuevo y las cornisas del propio Tajo.

Interior de los Baños Árabes. Interior  de los Baños Árabes.

Interior de los Baños Árabes. / Javier Flores

Unas actuaciones que se quieren llevar también a la otra zona amurallada, precisamente, en la que se encuentra situado otro de los monumentos de mayor relevancia como son los Baños Árabes, que han reabierto para las visitas tras los daños sufridos en el último episodio de lluvias, que provocó que se desprendiese uno de los muros exteriores sobre el río Guadalevín. Eso sí, los jardines del espacio monumental permanecen todavía cerrados, debido a las obras de restauración que se están realizando en estos momentos.

Unos alrededores de las murallas en los que también se encuentran situados dos puentes que forman parte de ese otro recorrido histórico por la ciudad del Tajo que es menos conocido, pero que comienza a ser un habitual entre los visitantes que se adentran por este espacio situado entre el barrio de San Francisco y el de Padre Jesús.

Puerta de Almocabar, en el barrio de San Francisco. Puerta de Almocabar, en el barrio de San Francisco.

Puerta de Almocabar, en el barrio de San Francisco. / Javier Flores

Un entorno monumental en el que también se encuentran otros elementos destacados como el Arco de Felipe V o el Palacio de Salvatierra, que se ubican en las proximidades del cañón del Tajo rondeño antes de llegar el Puente Nuevo, y también la mina que conduce hasta el fondo del conocido cortado en una excavación realizada entre la roca que cuenta con una gran belleza.

Un conjunto monumental que se pretende potenciar para complementar los actuales circuitos turísticos que se centran en la plaza de toros, el Puente Nuevo, miradores al Tajo y el casco antiguo situado cerca del Ayuntamiento rondeño.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios