Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cultura

Un Femás cercano y sin prejuicios

  • En 28 conciertos y un nutrido programa de actividades complementarias del 26 de febrero al 19 de marzo, la cita tiende la mano a otros estilos y disciplinas artísticas.

El Festival de Música Antigua de Sevilla (Femás) de este año girará en torno a la Pasión, que hace suya en el lema de su trigésimo tercera edición, del 26 de febrero al 19 de marzo, y dedicará buena parte de sus esfuerzos a consolidar y potenciar su condición de cita "sociable" y dispuesta a salir al encuentro de un público mucho más amplio que el de iniciados o "puristas". Para demostrar que este propósito va en serio, el festival sigue asumiendo la amplitud de miras y la falta de prejuicios de ediciones recientes y lo refleja en una programación "integradora" donde otras disciplinas artísticas complementarán la oferta de conciertos, con las músicas históricas como lógico núcleo central. El conjunto Ministriles Hispalensis será el encargado de anunciar la llegada del festival en las semanas previas al mismo, los días 6, 13 y 20 de febrero, en los mercados de la Encarnación, calle Feria, Arenal, Triana, San Bernardo y Porvenir. 

"La de este año es una de las programaciones más completas y bellas de la historia del festival", celebró su director, Fahmi Alqhai, que aprovechó el acto de presentación de la cita para hacer un llamamiento a no rebajar la ambición: "Ya que nos hemos colgado la medallita", dijo coloquialmente en referencia al premio que recibió el pasado verano de la Asociación de Grupos Españoles de Música Antigua, que lo reconocía como el festival con mejores prácticas y programación del panorama español; toca ahora, añadió, "saltar a la siguiente fase, es ser también una cita de referencia en Europa". 

Por lo pronto, a falta de conseguir aportaciones de la Junta, algo que la dirección del festival está peleando, de momento en vano, el compromiso del Ayuntamiento queda expresado en el aumento del presupuesto en "unos 30.000 euros", apuntó la directora general del ICAS, Isabel Ojeda, hasta alcanzar 414.000. De ese total, 80.000 se destinarán a las actividades complementarias, la principal de las cuales será la exposición Sacer / El martirio de las cosas, que estará comisariada por Pedro G. Romero y contribuirá a expandir el discurso conceptual en torno a la pasión, pues, como apuntó Alqhai, habrá muchas clases de pasiones en este Femás, muy en especial "las divinas", esas que responden ese concepto tan barroco, y tan sevillano; pero también "las humanas, de todo tiempo y clase, desde Obrecht a Scarlatti pasando por Guerrero o Haendel". 

Serán, en total, 28 conciertos de un nivel "envidiable", aseguró el director del festival, y lo cierto es que basta echar un vistazo a la programación íntegra (disponible ya en el remozado portal web de la cita junto con las entradas, que desde este viernes están a la venta a precios entre 10 y 36 euros), o a la orientativa guía analítica de la que disponen en la página siguiente, para reparar en la calidad y la diversidad de las propuestas. Los teatros Alameda y Lope de Vega y otros espacios emblemáticos de la ciudad como Santa Clara, el Real Alcázar, el Palacio de San Telmo y la Catedral, además del Teatro de la Maestranza y el Espacio Turina, acogerán los conciertos y otras actividades. En este último, el 26 de febrero, se desarrollará la apertura, a cargo de la Accademia Bizantina, dirigida por Ottavio Dantone, con las partituras de El arte de la fuga de J.S. Bach en los atriles de los músicos. 

En ese mismo lugar se celebrarán otros diez conciertos. Marco Beasley (27 de febrero), The Rare Fruits Council con dirección de Manfredo Kraemer (28), la Joven Orquesta Barroca de Andalucía con Barry Sargent (29), The Orlando Consort (4 de marzo), El Parnaso Español (5), Accademia del Piacere (6), Clan Sonadors con Diego Montes (9), Forma Antiqua (11), Il Pomo D'Oro junto a Max Emanuel Cencic y Maxim Emelyanychev (12), Sergey Malov (13) y Al Ayre Español con dirección de Eduardo López Banzo (17) pasarán por la sala de la calle Laraña durante el festival. 

En el Alameda habrá dos fechas: el 27 de febrero, con la compañía Claroscuro, y el 1 de marzo, con la mística extática, en algún lugar entre el doom metal, el free-jazz y el ambient ruidista, del grupo sevillano Orthodox y su Oficio de Tinieblas. Al Lope, su nueva residencia, habrá que ir para escuchar a la Barroca en sus dos funciones (14 y 15 de marzo) de Apolo e Dafne de Haendel. En el Dormitorio Alto de Santa Clara se podrá ver a José Manuel Cuadrado (29 de febrero), Axabeba (3 de marzo), Melante (6), Sara Ruiz y Johanna Rose (10 de marzo), Ignacio Prego (13 de marzo) y Mariví Blasco junto con Juan Carlos Rivera (18). 

El 5 de marzo, la Cappella Mariana actuará en la hermosa Capilla del Palacio de San Telmo, y por otro espacio no menos privilegiado, la Capilla del Palacio Gótico del Alcázar, pasarán Vandalia (28 de febrero), Rafael Ruibérriz y Alfonso Sebastián (12 de marzo) y Sara Águeda y Javier Núñez (19). Por último, la Catedral será el escenario, el día 16 de marzo, del concierto de Ottava Rima y Ministriles Hispalensis. 

El cartel de este año es una obra del artista sevillano Helios Gómez fechada en los años 30 que todavía hoy podría servir también, y cómo, para anunciar a Kraftwerk. En torno a esta clase de anacronismo, ese fenómeno por el cual "se dan dos tiempos a la vez, el presente y el pasado, como dos capas que se superponen", ha reunido Pedro G. Romero numerosas piezas, entre ellas ésta de Gómez, que se exhibirán en Santa Clara. La premisa: explorar el aliento de lo sagrado en la historia del arte, tanto en las vanguardias de principios del siglo XX (el Reina Sofía y la Biblioteca Nacional, entre otras instituciones, cederán obras de Picabia, Bataille, Pablo Sebastián o Joaquín Valverde), como en el tratamiento que este tema sigue encontrando en la creación más actual (apartado al que contribuirán María Cañas, Guillermo Paneque, ProyectoEle, Nicho de Elche, Israel Galván o Patricia Caballero). Todo ello, dice Romero, para hacer entender que la música antigua puede ser también, contemplada desde cierta perspectiva, "tan moderna como la que más".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios