Manuel Romero | Crítica

Con aroma a campiña

  • El tercer disco de Manuel Romero, ganador absoluto en Mariena del Alcor, es una obra estrictamente clásica

Manuel Romero, vencedor absoluto en Mairena. Manuel Romero, vencedor absoluto en Mairena.

Manuel Romero, vencedor absoluto en Mairena.

Este disco tiene el aroma de la campiña sevillana: austeridad, entrega emocional, compromiso musical y social. Flamenco apegado a la tierra, a la verdad de la tierra. El disco viene firmado, en su parte literaria, por el poeta carmonense José Luis Rodríguez Ojeda, lo que supone reflexión jonda, filosofía en el aire. Y esos son los referentes de Manuel Romero (Pedrera, Sevilla, 1980), los de su contexto flamenco: Calixto Sánchez, José Menese, Diego Clavel y Miguel Vargas que viene aquí homenajeado en forma de malagueña de Chacón. Como sus modelos, Romero posee unas condiciones notables, con un poderío vocal impresionante además de conocimiento de los estilos jondos tradicionales y una dicción exacta, sin falsos arcaísmos. Hace muchos años que es un habitual del acompañamiento al baile de figuras como Milagros Mengíbar y Luisa Palicio, lo que da fe de su conocimiento del compás jondo.

Portada del disco. Portada del disco.

Portada del disco.

El productor del disco, grabado prácticamente en directo, es Eduardo Rebollar, que ofrece también su particular manera de entender la rítmica flamenca y la melodía, particularmente brillante en las seguiriyas, a la manera clásica de sus admirados Melchor de Marchena y Niño Ricardo. Precisamente este es uno de los estilos con los que más identificado se siente el cantaor, por razones obvias. Intimidad y fiereza. Dolor y rabia. Ira flamenca expresada musicalmente en el ritmo de doce tiempos. Los referentes aquí son Antonio Mairena y Calixto Sánchez, cuyas maneras ha asimilado naturalmente Romero. Cantes decimonónicos atribuidos al Nitri, El Marrurro y Curro Dulce.En la malagueña nos encontramos la guitarra pulcra, clásica, de Pedro Barragán. Cantes de Chacón, que se completan con rondeñas y fandangos de Granada. Un prodigio de melodía y compenetración entre la voz y el toque: un paseo por la edad de oro del cante flamenco clásico. En la canción por bulerías nos encontramos con la fabulosa guitarra de Manolo Franco. El mirabrás contiene una reivindicación política, en este caso histórica, ya que está dedicado al héroe de Las Cabezas, Rafael Riego. De hecho el origen del mirabrás es una canción liberal decimonónica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios