Marbella

Los padres del colegio García Lorca de Marbella piden el arreglo del muro

  • Una parte de la estructura externa del centro está apuntalada desde hace 4 años

Vista del muro apuntalado en el colegio Federico García Lorca, en Marbella. Vista del muro apuntalado en el colegio Federico García Lorca, en Marbella.

Vista del muro apuntalado en el colegio Federico García Lorca, en Marbella. / Mª Jesús Serrano (Marbella)

Las madres y los padres del alumnado del Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Federico García Lorca de Marbella solicitan acometer el arreglo del muro externo, que lleva apuntalado 4 años y sufre grietas en todo su perímetro, según ha destacado la presidenta de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) San Enrique, Isabel Hinojosa.

Así, la representante de la comunidad educativa ha puesto de relieve la “decepción” y el “enfado” de los progenitores ante el estado de deterioro que presenta el muro, a pesar de las afirmaciones por parte del Ayuntamiento de que se iban a realizar los trabajos.

“En el verano de 2019 nos dijeron que lo iban a arreglar y no hicieron nada”, ha lamentado Hinojosa, recordando que para ello se llegó a “cancelar la escuela de verano para que se pudieran empezar las obras”, y que finalmente se celebró por la inacción municipal.

Las redes sociales reflejan estas semanas las quejas de los padres, una protesta que ha surgido de forma espontánea porque “están muy saturados viendo que pasa un año y otro y que el muro, aunque está apuntalado, sigue siendo un peligro”.

Según ha explicado, lleva para 4 años apuntalado en su ala izquierda, que es precisamente donde se encuentra la escalera de acceso al centro escolar, y tras el estado alarma del pasado marzo “empezamos a notar que la parte frontal estaba abombándose por un lado”.

La estructura presenta también grietas en todo su perímetro, principalmente en la entrada de la parte derecha, por la que “entran los nenes más pequeños”, que está “completamente rajada de arriba a abajo”, ha agregado.

Otro de los problemas que sufre el centro es, según Hinojosa, que por la parte trasera entran adolescentes ajenos al colegio, ya que “el muro está muy bajo” y la misma da a la calle peatonal Mariana Guerrero Lima. En este sentido, ha lamentado que “los niños saltan la valla y entran” porque en la vía hay “bancos”, asegurando que han provocado “incendios, roto ventanas del comedor y las persianas”, entre otros.

Por su parte, el director del centro escolar, Jesús González, ha asegurado que el muro “no corre riesgo de caída” y presenta “grietas por todo el perímetro y las esquinas”, así como “algún tipo de fisura en los bloques de hormigón” de los que está compuesto. Asimismo, tiene “un par de refuerzos en la parte interior” y “alguna parte de la fachada principal tiene fisuras visibles”.

En cuanto a las actuaciones que tienen que acometerse, ha apuntado a la sustitución de la parte del muro que está apuntalada por una nueva construcción, “reforzar el perímetro de todo el recinto escolar” o instalar “vallas antiescalada”.

Dentro del edificio, ha indicado que se va a realizar “una serie de mejoras” como el acondicionamiento de “una puerta de entrada en la parte trasera” del centro con la supresión de “barreras arquitectónicas”. También se cubrirá una zona del patio de Infantil para dotar al espacio de sombra, poner “puertas de emergencia” y la “renovación de los aseos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios