Falta fe

La juventud mejor preparada de nuestra historia tiene déficit de esperanza y urge vacunarles de optimismo.