Primer contacto

Kia actualiza el Rio con cambios de aspecto, motores microhibridados y más tecnología

  • El Kia Rio se pone al día con un cambio en su diseño que afecta a carrocería y, en algo menor medida, al habitáculo. También con motores microhibridados. El resultado es un utilitario muy equilibrado, de buen comportamiento dinámico y precios supercompetitivos: desde 13.885 euros.

Kia actualiza el Rio con cambios de aspecto, nuevos motores microhibridados y más tecnología Kia actualiza el Rio con cambios de aspecto, nuevos motores microhibridados y más tecnología

Kia actualiza el Rio con cambios de aspecto, nuevos motores microhibridados y más tecnología

La cuarta generación del Kia Rio, la lanzada en 2017, se actualiza particularmente en lo que atañe a sus componentes mecánicos y tecnología, aunque, para el ojo entrenado puede ser fácil percibir, asimismo, los cambios de aspecto.

Así es nuevo el motor 1.0 de inyección directa de gasolina y turboalimentado, que ahora ya no es de la familia Kappa, sino de la Smartstream. Está reforzado con una arquitectura eléctrica de 48 voltios para mejorar su empuje, por un lado, y reducir el consumo -lo que hace en, aproximadamente, un 3 por ciento-, por otro. Para ello dispone de un generador-motor de arranque, denominado MHSG, que produce electricidad cuando no se acelera. Esta se almacena en una batería de polímero de litio que se emplaza bajo el piso del maletero (325 l de capacidad).

La batería de 48 voltios no roba espacio al maletero porque va situada donde los 1.2 llevan la rueda de repuesto. Un kit de reparación de pinchazos se añade al equipamiento de estos microhíbridos. La batería de 48 voltios no roba espacio al maletero porque va situada donde los 1.2 llevan la rueda de repuesto. Un kit de reparación de pinchazos se añade al equipamiento de estos microhíbridos.

La batería de 48 voltios no roba espacio al maletero porque va situada donde los 1.2 llevan la rueda de repuesto. Un kit de reparación de pinchazos se añade al equipamiento de estos microhíbridos.

En algunas fases de aceleración, si hemos seleccionado los modos normal y sport con el botón Drive Select, esta energía la usa el MHSG para apoyar al motor de gasolina. Lo hace por unos instantes, muy brevemente y, por lo general, cuando éste gira a un régimen medio y se acelera al máximo.

El nuevo motor Smartstream incorpora una distribución variable continua que adapta la respiración de la cámara de combustión a lo que se acelera. Así, aunque da la misma potencia que el anterior Kappa, ya sea 100 ó 120 CV, aumenta un 16 por ciento el par en la versión más potente, llegando a 200 Nm con el cambio automático, 172 Nm en ambos si se recurre a la caja manual. 

Los tres cilindros de 1 litro son de una nueva familia de motores, con distribución continuamente variable. Sólo al ralentí se siente la característica vibración de un tricilíndrico. Los tres cilindros de 1 litro son de una nueva familia de motores, con distribución continuamente variable. Sólo al ralentí se siente la característica vibración de un tricilíndrico.

Los tres cilindros de 1 litro son de una nueva familia de motores, con distribución continuamente variable. Sólo al ralentí se siente la característica vibración de un tricilíndrico.

Cambio manual con embrague electrónico

En el caso de la versión más potente de este modelo se puede elegir entre un cambio automático de 7 velocidades (7DCT, que es valorado en 1.125 euros y está disponible) o un cambio manual (iMT6). Este mantiene el uso de un cambio convencional -con su palanca moviéndose en H-, pero incorpora un embrague robotizado desarrollado por Bosch.

Con la tecla Drive Mode se selecciona uno de los tres modos de conducción. En las versiones de cambio manual de los 1.0 T-GDI se activa la conducción a vela cuando no se acelera al utilizar el modo Eco. Con la tecla Drive Mode se selecciona uno de los tres modos de conducción. En las versiones de cambio manual de los 1.0 T-GDI se activa la conducción a vela cuando no se acelera al utilizar el modo Eco.

Con la tecla Drive Mode se selecciona uno de los tres modos de conducción. En las versiones de cambio manual de los 1.0 T-GDI se activa la conducción a vela cuando no se acelera al utilizar el modo Eco.

Este embrague electrónico ayuda a rebajar consumo y emisiones al hacer que el motor se apague cuando el conductor deja de acelerar. Eso ocurre exclusivamente yendo en eco. Es el modo en el que menos nos gusta el tacto de la dirección de los tres, pues se advierte algo de mayor flotabilidad frente a la mayor precisión del modo sport, por ejemplo. Esta dirección es parte de un chasis que está muy bien afinado y con unas suspensiones que, con las limitaciones de un utilitario de 4,06 m., parece muy competente hasta cuando se está conduciendo a un ritmo vivo.

Junto a estos motores microhibridados se mantiene en la gama el 1.2 DPI, un robusto atmosférico de 84 CV. Quizá su mayor hándicap sea que sólo se liga a un cambio manual de cinco velocidades.

Conectividad reforzada

El Rio puede contar con un sistema de navegación en su pantalla de 8” en el caso de la configuración Satellite Navigation disponible desde el segundo nivel de equipamiento, con el acabado Drive. Tiene, como apoyo a su funcionamiento táctil, ocho botones inferiores que permiten ahorrar tiempo de manejo.

En los GT-Line la pantalla de 8" es de serie, igual que el salpicadero con efecto de fibra de carbono. En los GT-Line la pantalla de 8" es de serie, igual que el salpicadero con efecto de fibra de carbono.

En los GT-Line la pantalla de 8" es de serie, igual que el salpicadero con efecto de fibra de carbono.

En los Concept la configuración estándar es con el Display Audio. Incluye conexión múltiple Bluetooth, para hasta dos teléfonos -uno para el manos libres, otro para uso multimedia- y tanto para Android Auto como Apple CarPlay.

Su sistema operativo permite disfrutar de servicios como tráfico en tiempo real, meteorología, situación de las estaciones de servicio y sus precios, de aparcamientos… También puede activarse con la voz, por ejemplo, para incorporar direcciones o enviar mensajes de texto. Incluso, con el UVO Connect, recibir direcciones que incorporar al navegador desde un smartphone. Este puede permitir localizar el coche, notificaciones de alarma, apertura y cierre de puertas o acceder a datos como el consumo.

En cuanto a su aspecto, la parrilla se hace más estrecha y está combinada con un paragolpes frontal más bajo y ancho, además de nuevas carcasas para los antiniebla. Los principales tienen funciones LED.

En el interior, junto a la nueva pantalla central de 8” o la instrumentación con una de 4,2”, aparecen los guarnecidos y tapizados vinculados al Pack Sport, caracterizados por costuras en contraste. En los GT Line el interior negro es de un solo tono, con ribetes y costuras en color blanco, así como un salpicadero con efecto de fibra de carbono.

Cada nivel de acabado tiene una tapicería diferente. En los Concept y Drive es de tela, en el GT-Line, de tela y piel sintética, igual que si se incorpora el Pack Sport en los Drive. Cada nivel de acabado tiene una tapicería diferente. En los Concept y Drive es de tela, en el GT-Line, de tela y piel sintética, igual que si se incorpora el Pack Sport en los Drive.

Cada nivel de acabado tiene una tapicería diferente. En los Concept y Drive es de tela, en el GT-Line, de tela y piel sintética, igual que si se incorpora el Pack Sport en los Drive.

El restyling viene acompañado de una mejora en las ayudas a la conducción. Así, el Rio incluye la asistencia para evitar colisiones con reconocimiento de peatones, vehículos y ciclistas, la que lo mantiene en el carril, el detector de fatiga del conductor y la alerta de vehículos en el ángulo muerto... También el control de velocidad de crucero adaptativo y el asistente de seguimiento de carril, muy prácticos en autopista, o el asistente para evitar colisiones con coches que vienen por el carril transversal cuando se da marcha atrás, entre otras.

Precios desde 11.250 euros, con todas las promociones

El 1.2 Concept cuesta, con promociones, 11.250 euros. 13.885 si ese 84 CV se combina con el acabado Drive y 15.185, de ser con el GT Line.

El 1.0 T-GDI de 100 CV arranca en 13.300 euros, con un salto de precio de 2.350 si se pasa al Drive y 1.910 euros de éste al GT Line. El incremento de precio, en el caso de elegir la versión de 120 CV cuya oferta se inicia con el nivel Drive, es de 550 euros. Otro tanto para el GT Line.

El Rio ya no recurre a motores Diesel. En su lugar se usan de gasolina con 48 voltios de relativo bajo consumo: en nuestro recorrido, el 1.0 T-GDI manual de 100 CV obtuvo una media de 6,0 /100 km. El Rio ya no recurre a motores Diesel. En su lugar se usan de gasolina con 48 voltios de relativo bajo consumo: en nuestro recorrido, el 1.0 T-GDI manual de 100 CV obtuvo una media de 6,0 /100 km.

El Rio ya no recurre a motores Diesel. En su lugar se usan de gasolina con 48 voltios de relativo bajo consumo: en nuestro recorrido, el 1.0 T-GDI manual de 100 CV obtuvo una media de 6,0 /100 km.

Para los tres niveles de equipamiento están disponibles sendos paquetes opcionales: Style para el Concept, que incluye el equipo de sonido con Android y Apple CarPlay, climatizador y tiradores interiores cromados; Sport para el Drive, con llantas de 17” para reemplazar a las de 16” de serie, tapicería específica, pedales en acero y asiento del acompañante regulable en altura; y Premium para el GT-Line, con la detección de vehículos en el ángulo muerto, reconocimiento de limites de velocidad, todas las funciones de iluminación con LED y, si lleva la caja DCT7, el control de velocidad de crucero adaptativo. El Style y Premium cuestan 800 euros, por los 600 del Sport, y son las únicas opciones al equipamiento de serie de cada nivel.

Concept, Drive y GT-Line, todo su equipamiento de serie

En el Concept son estándar, por ejemplo, las llantas de aleación de 15”, el control de presión de ruedas, los retrovisores exteriores eléctricos y calefactables, el Bluetooth, sensor de luces, elevalunas eléctricos de todas las puertas y aire acondicionado.

Por su parte, el Drive ya recurre a llantas de 16”, aviso de fatiga del conductor, asistente dinámico de luces, de mantenimiento de carril o de frenada de colisión frontal, más los antiniebla delanteros, navegador, puertos USB detrás, instrumentación con ordenador de 4,5”, control de crucero, asistente de seguimiento de carril con tráfico intenso, climatizador y sensores de aparcamiento traseros.

En los GT-Line, como el de la imagen las lunas traseras están oscurecidas. No hay variaciones en espacio con el restyling, un habitáculo que sigue ajustándose muy bien al uso por hasta cuatro adultos. En los GT-Line, como el de la imagen las lunas traseras están oscurecidas. No hay variaciones en espacio con el restyling, un habitáculo que sigue ajustándose muy bien al uso por hasta cuatro adultos.

En los GT-Line, como el de la imagen las lunas traseras están oscurecidas. No hay variaciones en espacio con el restyling, un habitáculo que sigue ajustándose muy bien al uso por hasta cuatro adultos.

En el GT-Line, además de un aspecto ligeramente distinto al resto, con paragolpes y parrilla específicos y antinieblas de tipo “cubito de hielo” con LED, las lunas traseras están oscurecidas, se incorporan las llantas de 18” al equipo de serie, igual que el retrovisor interior electrocrómico, los pedales en acero, asiento del pasajero regulable en altura, sensores de aparcamiento delanteros, etc.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios