Novedades

El Renault Mégane se hará crossover y exclusivamente eléctrico con el eVision

  • Inspirado en el concept-car Morphoz, Renault ha presentado como podrá ser el primer coche eléctrico desarrollado a partir de la nueva plataforma CMF-EV. Se comercializará desde principios de 2022 y contará con dos baterías. Así será el nuevo Mégane eVision.

El Renault Mégane se hará crossover y exclusivamente eléctrico en 2022 El Renault Mégane se hará crossover y exclusivamente eléctrico en 2022

El Renault Mégane se hará crossover y exclusivamente eléctrico en 2022

Luca de Meo, CEO de Renault, ha mostrado como podría ser el futuro Mégane eVision. Un hatchback que recoge la herencia de más de 25 años de compactos y que, de hecho, lo seguirá siendo en tanto que el concept-car Mégane eVision mostrado mide 4,21 m de largo: esto son sólo dos centímetros menos que el Captur y 15 menos que el actual Mégane al que, inicialmente, no deberá sustituir. En relación a éste, sin embargo, su plataforma tiene una distancia entre ejes 4 cm superior, en tanto que esa batalla será de 2,70 m. Esta medida es clave para procurar un espacio longitudinal amplio en el interior y crucial para reducir al mínimo los voladizos.

Entre lo que adelanta el Mégane eVision está el cambio de formato para el Mégane de futura producción en tanto que se trataría de un crossover, incluso dotado de elementos propios de un coche de este tipo como pasos de ruedas y estribos negros o ruedas grandes. En este caso son 245/45 R20. No obstante la plataforma permite contar con llantas de hasta 18”.

La plataforma será como la del Nissan Ariya, si bien el Mégane de producción sólo tendría tracción delantera. La plataforma será como la del Nissan Ariya, si bien el Mégane de producción sólo tendría tracción delantera.

La plataforma será como la del Nissan Ariya, si bien el Mégane de producción sólo tendría tracción delantera.

La que estrenaría Renault con el Mégane eVision es la CMF-EV, compuesta por tres módulos distintos -uno delantero, donde se sitúan cargador, inversor, motor y electrónica de potencia; un central con las baterías y un trasero- que permitiría el desarrollo de modelos muy diferentes -de un sedán a un SUV- con distancias entre ejes de hasta 2,77 m y que podría admitir la tracción total mediante la incorporación de un segundo motor en el eje trasero. De hecho, ésta será la plataforma que estrene dentro de la Alianza el Nissan Ariya, un SUV de 4,60 m de largo.

Motor eléctrico y tres baterías, a elegir

En el Renault Mégane eVision el motor eléctrico tiene una potencia de 217 CV con el que se mueve exclusivamente el eje delantero, pudiendo acelerar de 0 a 100 km/h en menos de ocho segundos. El peso total es de 1.650 kg. La batería es de 60 kWh, aunque ya se va definiendo que el modelo de producción también contaría con otras dos: una de mayor capacidad, 87 kWh; y otra de 40 kWh. Todas serían producidas en Polonia por LG y contarían con un sistema de refrigeración por agua que también se extendería a motor y habitáculo.

Una de las ventajas, de cara a la habitabilidad, de estos paquetes de baterías es que ocupan muy poco espacio en tanto que son muy finas: apenas tienen una altura de 12 cm. Esto, junto a los voladizos cortos, pues el sistema de propulsión ocupa un 30 por ciento menos que un motor de gasolina o Diesel, redunda también en mejoras cotas para los ocupantes.

Con este modelo, que estará en producción desde finales del año que viene, Renault estrenará tecnologías cruciales para la implantación de la electrificación como la V2G. Con este modelo, que estará en producción desde finales del año que viene, Renault estrenará tecnologías cruciales para la implantación de la electrificación como la V2G.

Con este modelo, que estará en producción desde finales del año que viene, Renault estrenará tecnologías cruciales para la implantación de la electrificación como la V2G.

No hay datos aún sobre la autonomía -según Renault, debería hacer el recorrido “París-Lyon (465 km) en tiempos comparables a vehículos térmicos, con pausas incluidas”- pero sí que la potencia de carga con corriente continua será de 130 kW, con alterna de entre 7 y 22 kW y que, por primera vez en un Renault, la batería podría surtir energía a la red a la que se conecte (V2G). También podrán realizarse las cargas en domicilio en el momento más adecuado gracias a la conectividad del automóvil, eliminando sobredemanda en la red y prevaleciendo los momentos en los que se dispone de energías renovables.

Luca de Meo, CEO de Renault, ha sido el encargado de hacer la primera presentación del Mégane eVision. Luca de Meo, CEO de Renault, ha sido el encargado de hacer la primera presentación del Mégane eVision.

Luca de Meo, CEO de Renault, ha sido el encargado de hacer la primera presentación del Mégane eVision.

En el show-car, un coche con del que el punto de partida estilístico sería el Renault Morphoz presentado hace unos meses, Renault ha incorporado numerosas animaciones eléctricas en el frontal del vehículo, donde la necesidad de refrigeración del motor, ha permitido situar una calandra prácticamente cerrada. Estas animaciones son denominadas por la marca como Livinglighs.

El coche de producción será presentado el año que viene, en octubre, para iniciarse la comercialización en 2022. Se fabricaría en la planta de Douai (Francia), donde también se ensambla el Mégane actual cuya vida acabaría en, aproximadamente, tres o cuatro años durante los que coexistirían ambos modelos: uno sólo eléctrico, el otro con sus dos carrocerías y motores térmicos, además de con versiones E-Tech con sistemas de propulsión híbridos enchufables.

La actual generación del Renault Mégane a la venta, la cuarta, fue lanzada comercialmente en 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios