ONU

Trump respalda que Israel y Palestina sean dos estados

  • El mandatario acusa a China de interferir en las próximas elecciones estadounidenses y le ofrece diálogo a Nicolás Maduro "si él quiere"

Donald Trump habla con una asesora durante el Pleno de la Asamblea a de la ONU. Donald Trump habla con una asesora durante el Pleno de la Asamblea a de la ONU.

Donald Trump habla con una asesora durante el Pleno de la Asamblea a de la ONU. / Justin Lane / Efe (Nueva York)

La agenda de la Asamblea General de la ONU sigue estando eclipsada por las declaraciones del controvertido presidente estadounidense, Donald Trump, quien se movió ayer entre un boscoso camino de mensajes que viró desde un ofrecimiento para solucionar el eterno conflicto palestino-israelí, una acusación a China por unas supuestas injerencias en el próximo proceso electoral en Estados Unidos y una vuelta atrás en sus provocadoras insinuaciones sobre una intervención militar en Venezuela. Trump, más conciliador ayer, con matices dijo estar abierto a dialogar con Nicolás Maduro "si él quiere reunirse".

El presidente de Estados Unidos afirmó en una reunión con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que le "gusta una opción de dos estados" para Israel y Palestina, en lo que sería su primera muestra de apoyo a una solución para el conflicto. "Me gusta la solución de dos estados", afirmó Trump, quien aseguró que un periodo de "dos, tres o cuatro meses" podrá presentar su plan de paz.

El equipo negociador de Trump mantiene desde hace meses consultas en todo Oriente Próximo con el objetivo de trazar un plan de paz entre israelíes y palestinos, aunque estos últimos se han negado a reunirse después de que EEUU reconociera en diciembre a Jerusalén como capital israelí. No obstante, la Casa Blanca sigue decidida a presentar ese plan con o sin el apoyo de los palestinos.

Injerencias chinas en las elecciones de noviembre

Menos halagüeñas resultaron las declaraciones del mandatario acerca de China. Si el día anterior había sacado pecho subrayando el plan de nuevos aranceles comerciales, ayer subió el tono y señaló al país asiático de intentar manipular las elecciones legislativas que se celebrarán en noviembre en EEUU como respuesta a su desafío arancelario.

"Por desgracia, hemos determinado que China ha estado tratando de influir en las próximas elecciones contra mi Administración", dijo Trump durante una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU. "No quieren que yo gane porque soy el primer presidente que ha desafiado a China en la cuestión comercial y estamos ganando en todos los niveles. No queremos que se entremetan o interfieran en nuestras próximas elecciones", añadió.

No tardó la delegación china en contestar a las acusaciones de Trump. El ministro chino de Exteriores, Yi Wang, consideró "injustificada" la acusación. "Nosotros no interferimos y no interferiremos en los asuntos internos de ningún país. Nos negamos a aceptar cualquier acusación injustificada", dijo Wang.

"Todas las opciones" con Venezuela

Sí matizó Trump las incendiarias palabras del martes sobre una posible intervención bélica en Venezuela. El dirigente estadounidense, en cambio, se mostró abierto a entrevistarse con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, "si él quiere reunirse". Con todo, advirtió que "todas las opciones" siguen sobre la mesa respecto a Venezuela.

"Todas las alternativas están sobre la mesa. Todas ellas. Las fuertes y las menos fuertes. Todas las opciones, y ya saben lo que quiero decir con fuertes", apostilló el mandatario en su habitual tono desafiante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios