Mundo

Francia abre una investigación antiterrorista por la agresión de un preso a un vigilante

El ataque a un vigilante de la prisión de Osny, al noroeste de París, por un preso condenado por terrorismo que lo dejó malherido el pasado domingo, aparece cada vez más como un atentado, después de que se supiera ayer que otros tres internos han sido detenidos en este sumario por su eventual complicidad.

Jean-François Forget, secretario general del Ufap-Unsa, principal sindicato de funcionarios de prisiones, calificó los hechos de de "acto terrorista". La Fiscalía de París, de hecho, ha abierto una investigación por terrorismo para aclarar los hechos, que se produjeron cuando un vigilante abrió la celda de Bilal T., que sacó un arma blanca que se había fabricado de 25 centímetros de largo y muy afilada y se la clavó al funcionario primero en el cuello y luego en el pecho. Según el relato del personal penitenciario, el preso de 25 años se untó los dedos con la sangre de la víctima que le salía del pecho y dibujó un corazón, además de hacer varias invocaciones al cielo y ponerse a rezar. También se dirigió a otros internos que se encontraban en el patio, sobre cuya actitud los investigadores tienen algunas dudas.

También se investiga una posible relación con el yihadista Larossi Abballa, que el pasado 16 de junio mató a una pareja de policías en su propio domicilio en Magnaville, en la región de París. El agresor, originario de la ciudad de Trappes, en la periferia de la capital francesa, cumple una condena de cinco años que le fue impuesta el pasado mes de marzo por terrorismo, después de haber sido detenido en enero de 2015 en Turquía con su mujer y su hijo cuando trataban de cruzar a Siria, adonde se habían ido dos hermanos suyos -muertos allí- para integrarse con grupos yihadistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios