Nueva era en Grecia

Tsipras abre la etapa posrescate y promete mejorar los derechos de los trabajadores

  • Los sondeos son muy adversos para el primer ministro griego ante los comicios de 2019

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, llegando ayer al Consejo de Ministros en el Parlamento en Atenas. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, llegando ayer al Consejo de Ministros en el Parlamento en Atenas.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, llegando ayer al Consejo de Ministros en el Parlamento en Atenas. / Orestis Panagiotou / Efe

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, abrió este viernes la etapa posrescate de su Gobierno y anunció que la prioridad será restablecer los derechos laborales y, a la vez, crear un entorno empresarial atractivo para los inversores y mantener la senda de las reformas para modernizar el Estado.

Tsipras presentó ayer ante su recién remodelado gabinete las líneas maestras de su Ejecutivo para el nuevo curso político, marcado por varias citas electorales.

La prioridad del periodo posrescate –dijo– es "regular el mercado laboral y aumentar el salario mínimo", así como recuperar los principios de la negociación colectiva, abolidos en 2012 durante el Gobierno del conservador Andonis Samarás y por exigencia de los acreedores.

Tsipras no entró en números, algo que se reserva para el discurso que pronunciará la semana próxima en la feria internacional de Salónica, donde se espera anuncie también algunos alivios fiscales.

El salario mínimo se encuentra actualmente en 586 brutos mensuales, lo que constituye una reducción del 22% respecto al periodo previo a los rescates. En caso de los menores de 25 años, que cobran 505 euros brutos, la reducción es incluso del 32%.

Otro de los objetivos más inmediatos en materia laboral, añadió, será continuar la lucha contra el empleo sumergido, que si bien ha disminuido sigue siendo gran fuente de preocupación.

Tsipras recalcó, no obstante, la necesidad de continuar con una serie de reformas que no deben interpretarse como parte de las condiciones vinculadas al programa de rescate, sino como "reformas nuestras".

Los cálculos del Ejecutivo barajados en la prensa hablan de un margen fiscal de 700 millones de euros para el próximo año, lo que permitiría algunas dádivas en el año en que la coalición formada por la izquierdista Syriza y los nacionalistas Griegos Independientes se juega su reelección.

Los sondeos, de momento, son extremadamente adversos, ya que todos los institutos demoscópicos dan una ventaja a la conservadora Nueva Democracia de entre el 5 % y el 11 %.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios