Mundo

Irán se niega a enviar su uranio al extranjero

  • El Gobierno de Ahmadineyad rechaza la propuesta de EEUU, Francia y Rusia.

Irán no cederá su uranio para que sea procesado en el exterior como han propuesto Estados Unidos, Francia y Rusia, aseguró este sábado el presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores del Parlamento iraní, Alaedin Boroujerdi.

En declaraciones exclusivas a la agencia de noticias local Isna, el responsable iraní subrayó que "no está previsto enviar nada de los 1.200 kilogramos de uranio iraní a la otra parte para recibir el combustible. Esto ya ha sido descartado".

"En la actualidad, el representante de Irán ante el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Ali Asghar Sultaniye, negocia para buscar soluciones a este asunto... Nuestros expertos están mirando como obtener el combustible y arreglar el problema", afirmó.

Boroujerdi también rechazó las presiones de la comunidad internacional y subrayó que "los extranjeros no pueden establecer plazos. Nosotros no estamos obligados a cumplir con los que nos dicen".

El pasado 21 de octubre representantes de Estados Unidos, Francia y Rusia propusieron a sus colegas iraníes un acuerdo para enviar al exterior el uranio que Irán almacena al 3,5 por ciento y recuperarlo tiempo después enriquecido al 20 por ciento, en las condiciones en que lo necesita para alimentar su reactor civil.

La propuesta generó un amplio debate en el seno del régimen de los ayatolá, que se haya dividido desde la polémica reelección el pasado junio del presidente, Mahmud Ahmadineyad, cuya victoria electoral la oposición denuncia como fraudulenta.

Esta misma semana, el Gobierno iraní había indicado que deseaba la formación de un comité de expertos y una nueva ronda de diálogo para "aclarar algunas dudas técnicas y económicas" del acuerdo antes de dar una respuesta definitiva.

Pero la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, advirtió el jueves de que la propuesta estaba cerrada y que no se admitirían cambios, además de instar a Irán a no dilatar más el proceso y dar una respuesta definitiva.

Gran parte de la comunidad internacional, con Estados Unidos e Israel a la cabeza, acusan a Irán de ocultar, bajo su programa civil, otro de naturaleza clandestina y aplicación militar cuyo objetivo sería adquirir armas atómicas.

El acuerdo sobre el enriquecimiento en el exterior buscaba garantizar que el régimen de los ayatolá no desvía su uranio a un programa no pacífico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios