Mundo

Macron destina 8.500 millones a un ambicioso plan contra la pobreza

  • El líder galo trata de acallar las críticas que lo acusan de ser el presidente de los ricos

Macron presenta el plan contra la pobreza en París. Macron presenta el plan contra la pobreza en París.

Macron presenta el plan contra la pobreza en París. / Michel Euler (Efe)

Emmanuel Macron desplegó ayer una ambiciosa estrategia de lucha contra la pobreza dotada de 8.500 millones para los próximos cuatro años y centrada en prevenir la precariedad y favorecer la autonomía a través del empleo. El Ejecutivo francés calcula que en el país hay 8,8 millones de pobres, el 13% de la población, entre ellos tres millones de niños.

"No se trata de ayudar a los pobres a vivir mejor en la pobreza, sino de acompañarlos para salir de ella", dijo el presidente en la presentación de esta estrategia nacional. Las autoridades quieren evitar la perpetuación de la pobreza entre generaciones y lanzan este plan, que entra en vigor en 2019, tras considerar que los mecanismos existentes han podido contener el problema, pero son insuficientes para prevenirlo y ayudar a la gente a salir de ahí.

Su enfoque es global y presta una atención especial a los menores y los jóvenes: según sus cálculos, harían falta 180 años para que los descendientes de un niño pobre accedieran a la clase media. La creación de 30.000 plazas de guardería en barrios desfavorecidos, la distribución de desayunos en escuelas primarias de esas zonas o la oferta de comidas a un euro en el comedor escolar de los municipios más pobres responde a la idea de que la igualdad de oportunidades contribuye a evitar que se reproduzca la precariedad.

Para reducir el abandono escolar, se instaurará la obligación de ofrecer a quienes ni estudian ni trabajan soluciones de escolarización, formación o empleo hasta los 18 años, en lugar de los 16 actuales. No se trata de una escolarización obligatoria, pero sí de impulsar que sigan formándose.

Frente a la imagen de presidente de los ricos que le persigue desde el inicio de su mandato en mayo de 2017, y en un momento en que sólo tres de cada diez franceses defienden su acción, Macron aseguró hoy que este plan es indispensable y vital y está guiado por la voluntad de "no olvidar a nadie".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios