Mundo

Un ataque a dos petroleras saudíes eleva la tensión entre EEUU e Irán

  • Teherán se desmarca de la agresión de diez drones y considera las acusaciones de Washington una excusa para tomar represalias

  • EEUU garantiza el suministro mundial de crudo con sus reservas

Dos llamas de gas detrás de las tuberías en el desierto en el campo petrolero Khurais, atacado el sábado por drones, a unos 160 kilómetros de Riad. Dos llamas de gas detrás de las tuberías en el desierto en el campo petrolero Khurais, atacado el sábado por drones, a unos 160 kilómetros de Riad.

Dos llamas de gas detrás de las tuberías en el desierto en el campo petrolero Khurais, atacado el sábado por drones, a unos 160 kilómetros de Riad. / Ali Haider (EFE)

El Gobierno iraní se desvinculó este domingo de los ataques con drones contra la petrolera saudí Aramco, denunciando que las acusaciones de Estados Unidos son una mera excusa para justificar una eventual represalia.

Los ataques con diez aviones no tripulados contra dos refinerías saudíes, que supusieron una paralización de la producción de cerca del 50% de Aramco, fueron reivindicados por los rebeldes hutíes yemeníes, pero el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, responsabilizó a Irán de los mismos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores iraní consideró en un comunicado que estas acusaciones de Pompeo, que habló de un ataque iraní "sin precedentes contra el suministro de energía del mundo", son "sin sentido" y carecen de credibilidad.

"Este tipo de medidas se parecen más a los planes de las agencias de inteligencia para destruir la imagen de un país (Irán) con el objetivo de allanar el terreno para llevar a cabo algunas acciones en el futuro", advirtió el portavoz de Exteriores, Abas Musaví.

Por su parte, el jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Yavad Zarif, denunció en Twitter que Pompeo ha recurrido al "engaño máximo" después de que fracasara su política de "máxima presión" contra Irán, en alusión a las sanciones impuestas el año pasado por Washington.

"EEUU y sus clientes están atrapados en el Yemen debido a la ilusión de que su superioridad armamentística conduciría a la victoria militar. Culpar a Irán no terminará con el desastre", escribió Zarif.

Guerra de Yemen

La guerra en el Yemen se recrudeció en marzo de 2015 con la intervención de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí y apoyada por EEUU contra los rebeldes hutíes, que cuentan con el respaldo de Irán.

Según el analista iraní Fowad Izadi, catedrático de la Universidad de Teherán, las acusaciones de EEUU "no son muy creíbles" ya que ese país "no ha presentado pruebas y tiene un precedente de enemistad con Irán".

Izadi dijo a Efe que tampoco es viable que Irán envíe a los hutíes misiles o drones debido al bloqueo impuesto al Yemen por la coalición encabezada por Arabia Saudí. "Desde hace varios años, los yemeníes están en una situación en la que no hay posibilidad ni de enviarles comida", subrayó el analista, autor del libro Public Diplomacy of the United States towards Iran.

Los hutíes han intensificado sus ataques con drones contra territorio saudí en los pasados meses, en los que han realizado decenas de incursiones en el país vecino con estos aparatos, que aseguran que son de fabricación local. No obstante, tanto Riad como Washington acusan a Teherán de financiar y armar a los insurgentes en violación del embargo de armas de la ONU, aunque el Gobierno iraní defiende que su papel es solo político y de asesoramiento.

Arabia Saudí y EEUU temen el uso de drones por parte los aliados regionales de Irán, que sigue desarrollando estos aparatos y presentó el pasado día 1 uno nuevo de alta precisión denominado Kian.

La guerra en el Yemen, un conflicto subsidiario entre Teherán y Riad, podría derivar en una mayor escalada ya que, según dijo Arabia Saudí, tiene la "voluntad y la capacidad" de responder a la agresión.

El Gobierno EEUU ha anunciado que sus reservas de petróleo de emergencia podrán ser usadas, si es necesario, para garantizar el suministro mundial, impactado por los recientes ataques contra refinerías saudíes.

La portavoz del Departamento de Energía, Shaylyn Hynes, dijo ayer a Efe que EEUU "está preparado para utilizar sus reservas estratégicas de petróleo si resulta necesario con el fin de compensar cualquier interrupción en los mercados petroleros como resultado del acto de agresión" en Arabia Saudí.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios