Mundo

El proceso a Karadzic puede costarle muy caro a Serbia

  • La reputación del país podría quedar arruinada definitivamente, y su ya de por sí precaria economía podría verse abocada al colapso por indemnizaciones millonarias.

Comentarios 1

Una casualidad cargada también de una fuerte simbólica es que pocos días después de que arranque el proceso contra el líder político serbobosnio Radovan Karadzic, se publicarán en Sarajevo los Mapas del crimen.

Tras más de diez años de trabajo el Centro de Investigación y Documentación presentará la lista de víctimas de la guerra en Bosnia Herzegovina (1992-1995). Nada menos que 99.000 muertos son enumerados aquí con nombre y apellido además de fecha, lugar y motivos de la muerte. Ese es el balance de la guerra del que el Tribunal para crímenes de guerra en la ex Yugoslavia de La Haya acusa a Karadzic.

Las numerosas víctimas de la guerra, tristemente célebre por su crueldad, esperan de este juicio que se haga justicia, aseguran sus familiares. Después de que el autócrata serbio Slobodan Milosevic muriese a causa de un ataque cardíaco antes de ser condenado en La Haya, Karadzic es ahora como líder indiscutido de los serbios en Bosnia el malhechor de mayor rango que es encausado.

Su jefe militar, Ratko Mladic, que puso en práctica las atrocidades promovidas por Karadzic, continúa prófugo. La acusación del Tribunal de Naciones Unidas asegura que se esconde en Serbia. "No sabemos dónde está" repite, sin embargo, el gobierno serbio desde hace años.

Para Serbia, en el procesamiento de Karadzic se trata de todo o nada. En el peor de los casos la reputación del país quedará arruinada definitivamente, y la ya de por sí precaria economía podría verse abocada al colapso a causa de las demandas de indemnizaciones millonarias. La cuestión decisiva para Belgrado es si Karadzic tratará de demostrar en el proceso que sólo fue el instrumento del serbio Milosevic, quien tramó todo y, por tanto era el responsable último de todo.

En febrero de 2007 la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de Naciones Unidas, también asentada en La Haya, había eximido a Serbia de toda responsabilidad en los crímenes de guerra. Bosnia había llevado a Serbia ante la Justicia por genocidio por considerarla responsable de los crímenes de guerra más graves en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Hasta 8.000 chicos jóvenes y hombres musulmanes fueron asesinados por tropas serbias en julio de 1995 en esa localidad del este de Bosnia. Sarajevo había interpuesto una demanda contra Belgrado en la que exigía una indemnizacion de 100.000 millones de dólares, que tras el fallo de la CIJ, quedó sin fundamento jurídico.

En cualquier caso la estrecha colaboración entre Milosevic y Karadzic cuenta con un fundamento de lo más sólido, aun cuando Karadzic al final rompió con su mentor. "Yugoslavia (Serbia y Montenegro) no ha participado en esta guerra", fue el credo de Milosevic. Sin embargo, las armas y parte de los oficiales, los paramilitares así como la logística de los servicios secretos procedían de Serbia.

El presidente en funciones Boris Tadic recientemente ha vuelto a desmentir el papel de agresor y de "asesino" que se le atribuye a su país. En Bosnia y también en Croacia hubo "guerras civiles", en las que todos los bandos cometieron atrocidades. Con ello sitúa a todos los implicados al mismo nivel. El proceso Karadzic podría volver a poner sobre la mesa la demanda por crímenes de guerra de Bosnia contra Serbia. Y podría sentar también la base de la demanda por genocidio de Croacia contra Serbia que lleva el CIJ.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios