Cultura

Amistades forzosas, amistades peligrosas

Comedia, España, 2011, 95 minutos. Dirección: Borja Manso, Marcos Cabotá. Guión: Borja Manso y Borja Cobeaga. Fotografía: Mario Moreno. Música: Sergio de la Puente. Intérpretes: Ernesto Alterio, Diego Martín, Alberto Lozano, Goya Toledo, Manuela Velasco. Cines: Málaga Nostrum, Vialia, Plaza Mayor, La Verónica, La Cañada, Gran Marbella, Plaza del Mar, La Victoria, El Ingenio.

Si nuestro (mal) cine se parece cada vez más a nuestra (mala) televisión no es sólo por una simple cuestión de oportunismo populista o mímesis lingüística, con el lógico empobrecimiento de las formas como norma, sino por la perversa dinámica industrial que ha provocado que sean las propias cadenas de televisión las que financien también los productos cinematográficos a golpe de talonario y promoción a bajo coste.

De las arcas de Telecinco y con sospechoso premio malagueño bajo el brazo llega ahora esta Amigos que, para colmo de desahogos, pretende satirizar el mundo de la televisión basura aunque, a la postre, acabe por ponerse a su misma altura. La primera película de Borja Manso y Marcos Cabotá se apunta al viejo asunto del ensalzamiento de la amistad masculina envuelto en todos los clichés imaginables sobre la eterna inmadurez, el miedo al compromiso, el triunfo del amor y otros tópicos habituales del género en su versión más simplona y misógina. Todo en aras de una carrera por la audiencia entre tres amigos de la infancia que pelean a cara de perro por una apuesta millonaria.

Prisionera de sus chistes de dudoso gusto para risas enlatadas y de una suspensión de la credibilidad para tontos del bote, Amigos... apenas encadena algunos gags con cierta gracia abusando de la incorrección política (véase la alusión a Farruquito o a los inmigrantes latinoamericanos) que sólo parecen repartir leña en una misma dirección sin voluntad de acercarse al fondo del estercolero mediático.

Su imperdonable deriva romántica y su falsa moralina final terminan de irritarnos aún más que los insufribles tics de Ernesto Alterio o los cameos de amiguetes de la casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios