Cultura

Ana Fargas se adueña de 'Las voces de Penélope' en clave flamenca

  • La cantaora esteponera estrena hoy en Mijas un montaje que dignifica a la mujer· Teatro Las Lagunas: hoy viernes a las 21:00. Entradas: 8 euros.

La idea le rondaba la cabeza desde hace más de un año y ahora por fin la ha podido llevar a su terreno. La cantaora esteponera Ana Fargas se atreve ahora con un nuevo reto: domesticar en clave flamenca el texto Las voces de Penélope ideado por Itziar Pascual en 1997. Y lo hace con el más difícil todavía, asumiendo en un sólo cuerpo voz, composición, diseño de vestuario, producción e interpretación. Acompañada de Paco Javier Jimeno a la guitarra se adueña esta noche del escenario Las Lagunas de Mijas donde estrena su nuevo montaje. Le acompañan en la gesta el violín de Lorenzo Triviño, el violonchelo de Elisa Triviño, la percusión de Chico Fargas y el baile de Luisa Chicano.

"Penélope lucha por mantener vivo el amor atado a un drama. Simboliza las dificultades que padece la mujer al afirmar su lucha por la libertad", evoca Fargas al describir un espectáculo que viene a conmemorar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

"Yo sufro, lloro y hasta me tiro por el suelo", apunta la protagonista de este montaje que intercala fragmentos del texto original con los palos más ortodoxos del flamenco. Sonarán con letra de la propia cantaora tonás, malagueñas, seguiriyas, peteneras, alegrías, fandangos y tangos.

La puesta en escena rescata también los símbolos del potente mito griego. El mar por donde Ulises se marcha, el tela donde ella teje y desteje y María González y Charo Martín en los papeles de aya y criada. La apuesta de Fargas por aunar teatro y flamenco en una sola propuesta responde a una intención clara de su autora: "que la gente de flamenco se acerque al teatro y viceversa", comenta. El espectáculo ya tuvo un preestreno con éxito el 21 de agosto del pasado año, al aire libre y ante 500 personas. "Conseguí emocionar. Es un drama que casa muy bien con el flamenco".

"Las voces de Penélope no nació para un escenario con barandas; ni para aletargar aún más las tardes de un público que bosteza reconfortado en la comodidad de una butaca apolillada". Con esta tarjeta de presentación Itziar Pascual anunciaba un texto concebido para descubrir a un espectador cómplice que se acercara al palacio de Ítaca y fuera algo más que testigo mudo de una espera, añade la autora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios