Cultura

Andalucía se hace 'miguelhernandista'

  • En Quesada, el lugar de origen de su esposa Josefina Manresa, ha abierto sus puertas el museo que reúne la memoria de Miguel Hernández, referente capital de las letras españolas

La apertura de un nuevo espacio cultural es, sin duda, un acto de especial relevancia. La reciente inauguración del Museo Miguel Hernández/Josefina Manresa en Quesada (Jaén) es un acontecimiento de notable importancia porque reúne, en torno a la figura y la obra de este insigne poeta español y universal, la memoria de uno de los referentes más importantes de las letras españolas en Andalucía.

Y porque este espacio significa un compromiso con la cultura y con la poesía, además de un decidido impulso al tejido cultural y literario andaluz. Un empuje muy necesario en un momento de grandes dificultades, en los que el sector de la creación y la industria cultural están sufriendo las embestidas de la crisis, de la incomprensible subida del IVA y de la pérdida de las infraestructuras que poco a poco, no sin obstáculo y esfuerzo, se habían conseguido levantar en nuestro país.

Por ello, el estreno de este Museo dedicado a Miguel Hernández atiende no sólo al cumplimiento del deseo de su familia de divulgar como se merece el legado celosamente guardado de quien luchó por la libertad "a dentelladas secas y calientes", sino que evidencia también el compromiso de numerosas instituciones públicas con el desarrollo cultural, social, económico y turístico de Quesada, de toda la comarca del Alto Guadalquivir y de Jaén.

Miguel Hernández no sólo representa una de las mayores cumbres literarias de nuestra historia, sino que es un símbolo de nuestra memoria histórica, la del hombre comprometido con su tiempo y con la sociedad. El poeta de una España "que se abrió en dos pedazos de dolor". Y así lo confesó en sus versos el creador, que sintió el fervor y la conciencia plena del momento que le tocó vivir, pensando que "los poetas son viento del pueblo".

El museo no es un mero depositario de las pertenencias que conservamos del poeta, sino que servirá para albergar y transmitir valores, principios, que ayuden a generar conciencia y conocimiento a las nuevas generaciones, y que nos han de servir a todos para no olvidar de dónde venimos y cuánto sufrimos.

En Andalucía, por fortuna, el Gobierno andaluz tiene bien claro el camino por el que transitar. Un camino de respeto, de tolerancia, de entendimiento, de consenso y diálogo, de solidaridad.

Miguel Hernández y su universo se merecían un sitio digno y a la altura de sus versos y su compromiso. Y ya lo tienen. Gracias a Quesada, a su Ayuntamiento y a la Diputación de Jaén. Pero, principalmente gracias a la mujer que acompañó en vida a Miguel Hernández y a sus familiares, Lucía y Miguel, que guardaron con celo y cariño su legado y conservaron los principios y la obra del poeta como auténticos tesoros, para que desde hoy esté a disposición de todos los ciudadanos.

Gracias a la labor de esta andaluza comprometida, de Josefina Manresa, el museo, que se ha inaugurado en nombre de uno de los más grandes representantes de la literatura española del siglo XX, se convertirá en el refugio del sueño eterno de aquel niño que escribía poemas mientras cuidaba del ganado.

El museo es también el ejemplo de colaboración mutua que han demostrado las distintas instituciones para sea una realidad; y para que en Quesada podamos descubrir quién fue el poeta que puso letra a la tierra de los olivos.

Andalucía se hace miguelhernandista y agrega su nombre con letras de oro al Olimpo de nombres de ilustres creadores que encumbraron nuestra Cultura y nuestra Letras. Una adopción de lujo que esperamos que se amplíe y se alargue en el tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios