Cultura

Andrea Jaurrieta indaga en la figura del doble en 'Ana de día'

  • Ingrid García-Jonsson y la malagueña Mona Martínez protagonizan la ópera prima

Andrea Jaurrieta, con sus actrices, ayer, en el Muelle Uno. Andrea Jaurrieta, con sus actrices, ayer, en el Muelle Uno.

Andrea Jaurrieta, con sus actrices, ayer, en el Muelle Uno. / carlos díaz / efe

Andrea Jaurrieta supera por poco la treintena pero ya ha dedicado ocho años de su vida a sacar adelante su ópera prima, Ana de día, un bofetón a la inacción de uno mismo, que tiene como protagonista a una duplicada Ingrid García-Jonsson, protagonista absoluta y nueva Severine del siglo XXI. "Me encanta que nombres a Buñuel, me flipa Buñuel", a cuya Belle de jour homenajea Ana de día, afirma la realizadora tras la presentación de la cinta, a concurso en la sección oficial del Festival de Cine en Español de Málaga.

La navarra, nacida en Pamplona hace 32 años es, como Carla Simón, -la ganadora de la Biznaga de Oro del año pasado-, una alumna aventajada de la escuela de cine de Cataluña, la ESCAC, profesora también de Historia del cine. Le habían dicho que su historia no interesaba y "después de unos cuantos golpes" entendió que, o lo hacía ella misma, o nadie se la iba a sacar adelante. "Y sí interesa (afirma, contundente), me ha costado años pero al final lo he hecho. Ha sido una carrera de obstáculos" pero, a pesar de ser una película "superpequeña" (tiene 800.000 euros de presupuesto, parte, por crowdfounding), dice, emocionada, "aquí está, en Málaga".

Ana de día bascula sobre la base de que no es necesario que todo lo que se cuente sea razonable sino que, más bien al contrario, si desaparece la lógica, parece más real. Explica la también guionista Jaurrieta que Ana de día ocurre en la actualidad, "pero donde ella se mueve es un tiempo indefinido, un poco irreal, un Madrid que ya está desapareciendo -el de los cabarés de Manolita Chen, Julio Iglesias o Charles Aznavour-", por el que siente debilidad, aclara.

"Andrea intentaba explicarme cómo se podía sentir Ana y yo le replicaba que me lo sabía de sobra: yo me fui de casa de un día para otro sin avisar a mis padres, sé la pulsión que tiene dentro, mis primeros años en Madrid, los errores que cometí y lo bien que me lo pasé", comenta por su parte García-Jonsson. La actriz sevillana de origen sueco (que comparte reparto en Ana de día con la malagueña Mona Martínez y María José Alfonso, entre otros) asegura que el eje de la cinta es "la pregunta de qué quieres ser. Ella intenta resolverlo, pero creo que harían falta un par de películas más para ver qué acaba haciendo" "Creo que lo que le pasa, nos pasa a todos en algún momento, o nos debería pasar", y es que si no estás contento con tu vida, deberías intentar cambiarla, considera la actriz, nominada al Goya por su debut en Hermosa juventud. Porque, aparentemente, Ana es una hija, novia, amiga, estudiante y trabajadora ejemplar pero algo (un montaje despiadado con repeticiones de espejos que le devuelven imágenes confusas) desvela que quizá no es todo lo feliz que debiera. Un día descubre que una doble está ocupando su lugar en todos los lugares donde ella vive y se mueve y, de repente, se le ocurre intentarlo.

La cosa, dice García-Jonsson, es que no todos tenemos una doble que nos sustituya, pero "deberíamos probar, salir, hacer, equivocarnos: atrevernos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios