Cultura

Antonio Banderas recoge un premio a su carrera en la República Checa

  • El actor y director malagueño presentó ayer en el Festival de Cine de Karlovy Vary 'El camino de los ingleses' · Prepara ahora la adaptación musical de 'Zorba el Griego' en Broadway

El actor malagueño Antonio Banderas evocó ayer en el Festival de Cine de Karlovy Vary (República Checa) su época de galán rompecorazones que presidió los primeros años de su carrera en Hollywood, aunque recordó que es una etapa que pertenece al pasado.

Banderas, cuya filmografía como intérprete se acerca a los setenta títulos, recibió anoche el Presidential Award del certamen centroeuropeo, cuya 44 edición se clausura hoy sábado en la ciudad balneario del Bohemia occidental.

"Hubo un momento que era un rompecorazones, pero nunca me sentí así" y "las cosas ahora son más frías", explicó en un encuentro con la prensa el actor malagueño, de 50 años, afincado en Hollywood desde principios de los noventa.

En casi dos décadas de trabajo en el epicentro de la cinematografía mundial, Banderas señaló que no quiso "hacer el juego (de galán) todo el tiempo, porque te destroza. Por eso volví a Málaga". Allí, donde tiene su sede su productora Green Moon, ha cosechado un éxito comercial con el thriller apocalíptico 3 días, del joven realizador cordobés Francisco Javier Gutiérrez, y del que ya hay contratado un remake norteamericano, avanzó el malagueño. También tuvo buena acogida el film animado El lince perdido, ganador de un Goya en 2008.

La promoción de los jóvenes talentos andaluces, uno de los objetivos de Antonio Banderas, proseguirá con el rodaje, este año de Día roto, a cargo del cortometrajista de 19 años Néstor F. Dennis.

Banderas presentará en Karlovy Vary su último trabajo como director, El camino de los ingleses, que polarizó a la crítica cinematográfica en la Berlinale de 2007, sin que dejara a nadie indiferente. "Unos decían que era una pequeña obra maestra y otros por poco me crucifican", bromeó.

También suscitó el interés su relación con Pedro Almodóvar, con el que Banderas se ha distanciado, a pesar de haber comenzado con él su trayectoria profesional (Laberinto de pasiones, Átame o Mujeres al borde de un ataque de nervios).

"Le dije que no a varias películas que me ofreció, entre 1992 y 2000, y creo que no le gustó", afirmó el malagueño, que se mostró dispuesto a reanudar la colaboración "cuando él quiera". El español desea volver al teatro "porque es mi fuente principal. Soy más actor teatral, aunque lo llevo abandonado casi 16 años, y con la sensación de abandonar a una mujer que me quería mucho", lo que tendrá ocasión de hacer en la adaptación musical de Zorba el Griego en Broadway.

Banderas, que dijo algunas palabras en checo, regresa encantado al país centroeuropeo, donde en 1992 encarnó a Benito Mussolini en la miniserie Benito.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios