Cultura

Las obras del Bellas Artes salen de La Aduana con más de dos meses de retraso

  • La Junta procedió ayer al traslado de los cuadros al Palacio Episcopal, donde permanecerán hasta que se habiliten los locales del PTA · Urbanismo no ha concedido aún la licencia para las obras del futuro museo

Uno de los pasos imprescindibles para la conversión del Palacio de la Aduana en el Museo de Málaga, la salida del edificio de las obras Museo de Bellas Artes que permitirá el comienzo de las obras de reforma, ocurrió finalmente ayer después de más de dos meses de retraso. Dos camiones procedieron al traslado de los fondos de la sección artística del futuro museo al Palacio Episcopal, una operación que la directora del primero, María Morente, anunció como "inminente" el pasado mes de septiembre. En todo este tiempo, nada se ha movido ni en el Palacio de la Aduana, cuya reforma acumula un retraso importante, ni en el Episcopal, sede habitual de numerosas exposiciones.

El Episcopal, no obstante, no es la última parada en el trasiego de los cuadros, que se mantendrán fuera de La Aduana hasta que concluyan las obras, cuyo periodo de ejecución previsto es de 36 meses. Se trata de un contenedor intermedio en el que permanecerán las obras hasta que los locales del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) designados para su custodia estén finalmente habilitados. Fuentes de la Consejería de Cultura explicaron ayer que la Junta de Andalucía asumió esta opción "porque La Aduana sólo dispone de una sala con la climatización adecuada, y los cuadros, una vez embalados, ocupan un espacio superior al de esta estancia; esta situación obligó a buscar un lugar intermedio con condiciones óptimas de seguridad y climatización, que resultó ser el Palacio Episcopal".

En cuanto a los plazos, la Consejería de Cultura espera que las más de 2.000 obras de arte del Museo de Málaga abandonen su actual emplazamiento en el Episcopal antes de fin de año para trasladarse a los locales del PTA, ya que se espera que para entonces éstos se encuentren listos para cumplir sus funciones de conservación. No obstante, el pasado septiembre, el entonces delegado en Málaga de la Consejería, Francisco López, explicó que las tareas de clasificación, conservación e intervención que deben desarrollarse en el Episcopal antes del traslado a Campanillas precisarían al menos cuatro meses.

La salida de los cuadros de La Aduana no es, sin embargo, la única condición necesaria para que comiencen las obras. La Gerencia de Urbanismo aún no ha emitido la licencia municipal necesaria para que comience la intervención, aunque las mismas fuentes apuntaron que la concesión es "inminente". De cualquier forma, ayer se dio el primer paso tras un año de absoluto estancamiento para que el Museo de Málaga sea una realidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios