Cultura

La Biblioteca Nacional examina en una muestra los diversos perfiles de Cervantes

  • Más de 200 piezas relacionadas con el escritor integran hasta el 22 de mayo la exposición

El escritor por excelencia de la lengua española no había tenido nunca una gran exposición y por ello, cuando se cumplen 400 años de su muerte, la sociedad "salda la deuda" que tenía con Miguel de Cervantes con la muestra que inaugurarán hoy los Reyes en la Biblioteca Nacional. Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016) es la exposición organizada por la BNE y Acción Cultural Española (AC/E), cuyo comisario, el presidente de honor de la Asociación de Cervantistas, José Manuel Lucía Megías, explica que era necesario que la sociedad española cubriera este déficit, después de que hace un siglo se suspendieran los actos conmemorativos del tercer centenario por la Primera Guerra Mundial.

Más de 200 piezas relacionadas con la vida del escritor, entre documentos, libros, esculturas, fotografías, óleos y otros objetos podrán verse hasta el 22 de mayo en esta exposición que acercará al gran público a Cervantes tanto como hombre como personaje y mito. Tres dimensiones del escritor que, señaló Lucía en la presentación de la exposición, permitirán "bajar a Cervantes de la peana de mármol y de los atriles de bronce para ponerlo a nuestra altura y así poder dialogar con él".

"Cervantes es nuestra marca España más prestigiosa y la más necesaria en estos momentos", apuntó el comisario y catedrático de la Universidad Complutense, que recalcó que "el diálogo, la comprensión del contrario y la libertad son los ejes sobre los que se asientan el pensamiento de Cervantes y esta exposición", y los que deberían inspirar a toda la sociedad. Pero además de homenajear a Cervantes, "y no sólo al Quijote", la muestra de la BNE destacará la importancia del Siglo de Oro, del poder de la lectura y de la universalidad de la lengua española.

Nunca antes se habían reunido tantos y tan destacados objetos relacionados con Cervantes como en esta ocasión: su partida de bautismo, que sólo había salido en otra ocasión de Alcalá de Henares; o el libro de difuntos del Convento de las Trinitarias, donde aparece el 23 de abril de 1616 su partida de defunción.

Pero también la casi totalidad de los autógrafos que se conservan del escritor, 11 documentos fechados, vinculados en su mayor parte a su vida administrativa. Además, se exponen piezas sobre el Cervantes soldado y cautivo, sus primeros escritos y su relación con otros autores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios