Cultura

Carlos Álvarez regresa al Teatro Cervantes con un recital "amable"

  • El barítono asegura que su actuación de mañana puede ser "muy divertida" para un público acostumbrado a verlo cantar ópera

Con un concierto que representa para él la "oportunidad de compartir con el público" un repertorio que no suele realizar, Carlos Álvarez regresa mañana (19:00) al Teatro Cervantes, un escenario al que no se subía desde el año 2007, cuando representó la ópera de Umberto Giordano Andrea Chénier. El barítono malagueño estará acompañado al piano de Rubén Fernández-Aguirre y ofrecerán un programa compuesto por una primera parte de canciones en castellano y una segunda en inglés. Las Flores argentinas y otras canciones de Carlos Guastavino, una pieza al piano de Astor Piazzolla y dos composiciones de Miquel Ortega darán paso tras el descanso a otras canciones de Ortega, director y compositor afincado en Málaga y amigo personal de Álvarez, como él mismo recordó ayer, basadas en textos de Shakespeare y una selección de melodías de musicales en la que se incluyen partituras de Stephen Sondheim, Richard Rodgers y Mitch Leigh.

El repertorio, un tanto inusual para un público acostumbrado a verlo a representar ópera, se debe, explicó ayer el barítono en rueda de prensa a que "tanto Rubén (el pianista) como yo hemos optado por un repertorio amable", con una clara pretensión de hacer un recital "muy divertido", en el que el público tenga la oportunidad de ver "mi faceta de liederista y de intérprete de musicales, un género que reservo para los recitales al no poderlo hacer de manera escenificada". Envuelta como está toda España y Europa en esta crisis que ya parece interminable la selección de los temas tiene una "razón anímica"; Álvarez considera que ha llegado el momento de "recuperar el estado de ánimo" y él mismo piensa intentarlo con la interpretación de estos temas.

El recital está incluido en la XXIV Temporada Lírica del Cervantes, de la que el barítono se mostró encantado de formar parte, a la vez que hizo hincapié en la importancia de que se mantenga y perviva después de los esfuerzos que hace tanto el Teatro Cervantes como la ciudad.

Aunque explicó que es cierto que hace varios años que no actúa en el Cervantes, Álvarez matizó que su vinculación con la ciudad es constante -el año pasado estuvo con un recital en la sala María Cristina-, e hizo referencia a que fue en este escenario sobre el que se inició como solista, por lo que siempre es "un placer volver al sitio que me vio nacer hace casi 25 años".

Su recital de mañana llega después de haber puesto boca abajo al Teatro Regio de Turín con otro Don Giovanni para la historia y en medio de una agenda intensa para los próximos meses, en los que mantiene el equilibrio entre su faceta profesional remunerada y su compromiso solidario, ya que el día 6 estará en el Auditorio Nacional de Madrid con otro recital, de carácter solidario, junto a Isabel Rey, Ruggero Raimondi y Rosa Torres-Pardo. El día 9, en Córdoba con el Requiem de Fauré en homenaje a los niños Ruth y José. Y después se embarcará en otro proyecto solidario, la grabación de un disco de dúos en el que habrá temas de pop-rock, tangos y canción española y en el que participarán varios artistas malagueños. En abril regresará el Teatro de la Ópera de Viena con La hija del Regimiento, en junio y julio estará en Valencia con un Otello que dirigirá Zubin Mehta y en julio cumplirá un "viejo sueño": debutar en el Teatro Colón de Buenos Aires, también con un Otello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios