Cultura

Corizonas asalta el Cervantes

  • La banda resultante de la unión de Arizona Baby y Los Coronas llevó su "vaquerismo psicodélico" al Terral el pasado jueves en un espectáculo de dos horas

No es habitual que un teatro albergue un concierto de rock, como tampoco lo es que dos bandas tan dispares musical y generacionalmente como Arizona Baby y Los Coronas se unan y funcionen tan bien como lo hicieron el pasado jueves en el Teatro Cervantes. El "vaquerismo psicodélico" de Corizonas, como lo denominó el líder de la banda Javier Bielba, llenó dos horas de un espectáculo en el que hicieron alarde de un estilo impecable.

Con un patio de butacas a la mitad el concierto lo abría a las 21:00 Rubén Marrón a la guitarra acústica, al que fueron sumándose uno a uno el resto de la banda: Fernando Pardo (guitarra), Roberto Lozano (batería), Javier Vacas (bajo), David Krahe (guitarra), Yevhen Riechkalov (trompeta) y por último el cantante y líder de la banda Javier Vielba, que jugueteó con un theremin durante la intro dando paso al primer tema, Yeah, yeah, yeah, canción que abre The News Today, su primer disco de canciones propias.

"Aunque sentados en un teatro, el falcón no duerme". Con esta declaración de intenciones presentó Vielba The falcon sleeps tonight, tema con el que continuaron derrochando la energía y chulería que caracteriza su directo, en el que las canciones de The News Today se iban entremezclando con versiones de clásicos de rock and roll como el Wish you were here de Pink Floyd o Supernaut de los Black Sabbath. Siempre con el toque forajido que les caracteriza.

La crítica a la clase política llegó con el boogie Thiefs and liars (ladrones y mentirosos), con imágenes de políticos y altos cargos de la banca española en los audiovisuales que acompañaron en todo momento las canciones del concierto. Un elaboradísimo montaje en el que se mezclaban fotogramas de los clásicos del cine western, pesimistas titulares de prensa y bailes funky.

El público aguantó en las butacas durante la mayor parte de la actuación, hasta que, justo antes del primer bis, sonó el primer single de la banda, Run to the river -quizá la canción más Arizona Baby del disco-, cuando el público se levantó y comenzó a bailar y corear las últimas canciones.

Con la grada en pie y a grito de "¿Estáis vivos?" pusieron Corizonas el broche final a la noche con otra versión de un clásico del rock and roll, esta vez el I'm alive de Tommy James & The Shondells, con un Vielba enloquecido que bajó a la grada para compartir su euforia con los allí presentes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios