Coronavirus en Málaga | Ciencia

Ciencia entre cuatro paredes

  • Observaciones astronómicas, exposiciones y experimentos: los centros malagueños de divulgación científica mantienen su actividad en la Red

Una observación astronómica en Málaga. Una observación astronómica en Málaga.

Una observación astronómica en Málaga. / M. H.

La epidemia del coronavirus ha demostrado, también, que frente al poderío de los escépticos, la ciencia importa. Y que, a tenor de la capacidad de la naturaleza a la hora de resultar imprevisible, toda la atención prestada a la investigación y al conocimiento científico, con su correspondiente calidad presupuestaria, será poca. En Málaga, muy a pesar del interés demostrado por las instituciones públicas en los últimos años, y a la espera de equipamientos prometidos como el planetario del Campamento Benítez, la divulgación científica sigue siendo cuestión de algunos Quijotes que, con mucha voluntad y pocos recursos, se empeñan en llevar la ciencia a grandes y pequeños en una ciudad que, para empezar, carece del Museo de la Ciencia que por hechuras y proyección le corresponde. Los centros e instituciones que han hecho suya la responsabilidad de esta divulgación permanecen ahora cerrados, como ordena la cuarentena por el estado de alarma; pero su actividad no cesa, ni mucho menos, aunque sea de manera virtual. Y es que a través de la Red estos mismos equipos ofrecen experiencias y actividades con las que interesados, familias, docentes y alumnos pueden seguir haciendo ciencia cómodamente en sus casas. Si buena parte de los descubrimientos científicos más importantes de la Historia han tenido lugar, literalmente, entre cuatro paredes, el claustro doméstico permite lo mismo cartografiar los cielos que ver exposiciones, conocer de manera práctica las leyes fundamentales de la física, entender mejor la coyuntura de la pandemia y, de paso, pasar un rato divertido. Que siempre viene bien.

Una conferencia en Principia. Una conferencia en Principia.

Una conferencia en Principia. / Centro de Ciencia Principia

El Centro de Ciencia Principia distribuye los contenidos para el confinamiento en su página web entre dos apartados bien definidos: por una parte, la Sala de Módulos virtual, que reproduce (y amplía) en la Red los contenidos de la Sala de Módulos abierta habitualmente al público con módulos virtuales interactivos dedicados a las astronomía, la biología, la electricidad, las matemáticas, la mecánica, las ondas, la percepción y la química; y, por otra, un canal de Youtube articulado a su vez en otros tres canales: uno dedicado a la misma Sala de Módulos, otro a experimentos (con instrucciones precisas para construir un cohete de alcohol, crear llamas de colores, fabricar superespuma, realizar un indicador universal o emular la eolípila de Herón, entre otras muchas posibilidades) y un tercero con todas y cada una de las Conferencias de los Sábados celebradas en Principia en los últimos años, con la participación de algunos de los profesores, científicos, investigadores, divulgadores y expertos más reconocidos de España en muy distintas materias.

El proyecto Azotea invita a medir la contaminación lumínica desde casa para la realización de un mapa internacional con los datos recabados

En el campo de la astronomía, las posibilidades que se ofrecen desde Málaga son igualmente diversas. Así, la Agrupación Astronómica Sirio permite al usuario participar a través de su web en el proyecto internacional Azotea, impulsado por el Grupo de Astrofísica Extragaláctica e Instrumentación Astronómica (Guaix), que invita a medir la contaminación lumínica desde casa mediante imágenes del cielo nocturno tomadas desde cámaras digitales con el fin de recabar el mayor número posible de datos y diseñar un mapa mundial al respecto. Además, Sirio comparte una curiosa investigación sobre los mensajes de radiofrecuencia emitidos recientemente desde la Estación Espacial Internacional de mano de un grupo de astronautas rusos, con resultados sorprendentes. La Sociedad Malagueña de Astronomía participa también en el proyecto Azotea a través de su web, donde reúne amplia información sobre su ciclo de conferencias Cita con las Estrellas y los encuentros celebrados en su última edición.

Además, la página web de Encuentros con la Ciencia permite visitar de manera virtual la exposición Bichos: el mundo de los insectos, un proyecto impulsado por profesores del Departamento de Biología Animal y del Área de Genética de la Universidad de Málaga, así como de otras universidades españolas. Aunque la inauguración presencial de la muestra estaba prevista para estos días, el contenido brindado ofrece una fascinante puerta de acceso al mundo de los insectos. Para los más atrevidos, la página web de Planeta Explora contiene en su blog un simulador virtual de un contagio que bien podría ser el del coronavirus, en el que se ilustra de manera práctica al usuario sobre todas las claves implicadas en la transformación de ese contagio en pandemia y su posible reversión. El objetivo es, por supuesto, concienciar lo mismo a grandes que a pequeños (Planeta Explora trabaja principalmente con niños en edad escolar, pero la herramienta resulta altamente interesante para cualquiera que se precie) mediante información rigurosa de la importancia de atenerse al confinamiento y a las recomendaciones emitidas por las autoridades sanitarias. La ciencia, por lo tanto, se sigue abriendo camino. Y es justo: nunca fue tan necesaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios