Política cultural

Cuatro proyectos y un mecenas, balance de ‘Málaga Cultura Innovadora’

  • La iniciativa municipal para el desarrollo de patrocinios en actividades culturales en tres años termina con una participación mínima, a pesar de que se habían seleccionado casi 90 beneficiarios

‘Utopías’, la actual colección expositiva del Centro Pompidou Málaga. ‘Utopías’, la actual colección expositiva del Centro Pompidou Málaga.

‘Utopías’, la actual colección expositiva del Centro Pompidou Málaga. / Javier Albiñana (Málaga)

Lo llamaron Plan Decenio Málaga Cultura Innovadora 2025 y la Ley de Presupuestos Generales para 2016 lo reconoció como “acontecimiento de excepcional interés público”. El procedimiento era bien sencillo: al Ayuntamiento le correspondía hacer una selección de proyectos culturales susceptibles de recibir patrocinios privados y, con la complicidad de los entonces Ministerios de Educación, Cultura y Deporte y Hacienda y Administraciones Públicas, los mecenas que decidieran invertir en la causa podrían deducir hasta el 95% (en ocasiones el 100%) de las transmisiones sujetas al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Se estableció un plazo de tres años, entre 2016 y 2018 (ambos incluidos), y el Consistorio seleccionó a través de la comisión competente entre el 4 de octubre de 2016 y el 28 de abril de 2017 cerca de noventa proyectos, relativos a prácticamente todos los museos de la ciudad, la Orquesta Filarmónica, el Teatro Cervantes, La Térmica, la Universidad de Málaga, productoras cinematográficas, editoriales y algunos particulares. El 26 de abril de 2017 se celebraron unas jornadas en el Centro Pompidou para dar cuenta del proyecto con la participación del entonces secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo. Una vez brindadas los iniciativas culturales a las empresas, y acabado el plazo de tres años, el balance es ciertamente limitado; sólo un mecenas, la Fundación Unicaja, se ha acogido en este tiempo al plan con inversiones en cuatro proyectos: el Centro Pompidou (del que es uno de los patrocinadores principales, con una inyección de 250.000 euros al año), la exposición La apariencia de lo real del Museo Carmen Thyssen, la tercera edición del Premio de Aforismos de la Fundación Rafael Pérez Estrada y la pasada edición de la Noche en Blanco.

Ojos en la calle Larios en la pasada Noche en Blanco. Ojos en la calle Larios en la pasada Noche en Blanco.

Ojos en la calle Larios en la pasada Noche en Blanco. / Marilú Báez (Málaga)

Con Málaga Cultura Innovadora se estableció un particular quid pro quo en 2016: el Ayuntamiento se lanzaba a la búsqueda de patrocinadores privados después de haber hecho un gasto considerable en los nuevos museos y el Estado encontraba un laboratorio idóneo para empezar a probar la anunciada Ley de Mecenazgo que finalmente se malogró. Y precisamente el caso malagueño explica, en parte, las razones por las que a día de hoy parece imposible sacar adelante en España una normativa fiscal que beneficie de manera directa a quienes deciden invertir en cultura. El director general de Alcaldía en el Ayuntamiento y responsable de Málaga Cultura Innovadora, Miguel de Nova, explicó ayer a Málaga Hoy que la iniciativa se ha visto perjudicada “por una ley sobre patrocinios muy exigente, tremendamente compleja, que plantea unos requisitos para la deducción por inversión en cultura a los que únicamente pueden hacer frente hoy día grandes corporaciones”. De Nova afirmó que el Ayuntamiento “ha dedicado mucho tiempo y mucho esfuerzo a dar a conocer el proyecto y a lograr que Málaga Cultura Innovadora diera sus frutos”, pero “las empresas no han dado la respuesta que esperábamos”. El responsable del proyecto recordó que en los países del entorno europeo “las leyes de mecenazgo permiten una deducción inmediata a los patrocinadores. Aquí, quien decide invertir se ve sometido a una presión burocrática tremenda y sólo quienes hacen un gasto determinado en publicidad y promoción pueden aspirar a un beneficio interesante. Es evidente que la ley debería hacerlo todo más sencillo, pero mientras no se dé esta evolución costará mucho generar patrocinios”. De Nova señaló que el Ayuntamiento planteó al Gobierno una prórroga con tal ganar nuevos mecenas, “pero es raro que se amplíen los plazos salvo en acontecimientos extraordinarios como centenarios”.

El Ayuntamiento achaca la escasa respuesta a la complejidad de la ley de patrocinios vigente

Resulta significativo que la Fundación La Caixa firmara con el Ayuntamiento un convenio a comienzos de 2018 para el patrocinio de actividades culturales en Málaga con una inversión de cuatro millones de euros por un plazo de tres años sin acogerse a Málaga Cultura Innovadora; es decir, renunciando a las posibles deducciones. “Es una cuestión de estrategia empresarial”, explicó De Nova al respecto: “La ley vigente obliga a cualquier entidad inversora a adoptar determinados compromisos, por ejemplo publicitarios, que pueden no interesar a la firma en cuestión. En todo caso, La Caixa tendría sus razones”. Eso sí, el Ayuntamiento considera que el acuerdo firmado el año pasado “es desde luego un objetivo cumplido. Es cierto que estos patrocinios no han venido a través de Málaga Cultura Innovadora, pero queríamos incentivar el mecenazgo en Málaga y eso sí lo hemos conseguido”. En el listado de proyectos seleccionados para el trienio 2016-2018 figuran algunas actividades que han logrado materializarse a pesar de la ausencia de patrocinios. Pero otras muchas no han corrido la misma suerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios