arte

El Equipo 57 rejuvenece en Nueva York

  • Más de medio siglo después de que el MOMA la incluyera en una muestra colectiva, la obra del colectivo español desembarca en la Shin Gallery para sorprender con su audacia y belleza

Obra de Equipo 57 incluida en la muestra de la Shin Gallery. Obra de Equipo 57 incluida en la muestra de la Shin Gallery.

Obra de Equipo 57 incluida en la muestra de la Shin Gallery.

La historia del Equipo 57, pese a su brevedad, es la crónica de uno de los capítulos más sorprendentes, generosos y revolucionarios de la cultura española. Fundado en París en 1957, perduró hasta 1962 aunque su disolución oficial se realizó un poco después, tras la exposición que en 1966 le dedicó la galería Aktuel de Berna, la capital de Suiza. Dar a conocer internacionalmente su gesta sigue siendo un reto que las administraciones no acaban de asumir con contundencia y de ahí que puede calificarse de histórico el desembarco que este grupo de artistas protagoniza ahora en Nueva York gracias al empeño de la galería Rafael Ortiz, representante en exclusiva del Equipo 57 desde 1993.

En el Lower East Side, no lejos de Chinatown, abre sus puertas hasta este domingo Equipo 57: 1957-1962, una colaboración de la galería sevillana con la Shin Gallery de Nueva York con la que el público internacional "puede ampliar el conocimiento de la obra de este histórico grupo artístico español", explican los organizadores. Es la primera muestra individual que la capital cultural estadounidense dedica al Equipo 57, cuya obra ya exhibió en 1965 el Museum of Modern Art (MOMA) formando parte de la colectiva The responsive eye.

Desde su inauguración el pasado 29 de junio, en un contexto fuertemente competitivo donde las salas vecinas proponen citas con trabajos de Cartier-Bresson o Jonas Mekas, el interés de los visitantes no ha dejado de crecer. La Shin Gallery suele dedicar esta sala a sus proyectos de corte experimental y a artistas jóvenes, aunque en su currículo no faltan retrospectivas de maestros tan cotizados -y revolucionarios en su día- como Balthus, Sigmar Polke o Joseph Beuys. De ahí el énfasis que su hoja de sala pone en la actitud rabiosamente audaz y contemporánea de unos artistas que propiciaron un giro radical en las artes visuales españolas a finales de los años 50 del siglo pasado.

Equipo 57 fue el primero y más importante de los colectivos artísticos que renovaron y trajeron un viento impetuoso a la alicaída escena cultural del franquismo, de la que además estaba proscrito Pablo Picasso, el español que revolucionaba la pintura, vanguardia tras vanguardia, y de cuyos logros llegaba un eco siempre tardío.

A partir de su manifiesto programático, el Equipo 57 se comprometió con la modernización de la conciencia artística de la sociedad española. Bajo la fórmula deliberada del anonimato y la ausencia de créditos, aunque la mayoría de sus miembros eran cordobeses, firmó colectivamente pinturas, esculturas, mobiliario, cine experimental y diseños cuya lozanía y frescura sorprenden ahora en Nueva York.

El grupo fundador de Equipo 57 lo integraron Juan Cuenca (Puente Genil, Córdoba, 1934), Ángel Duarte (Aldeanueva del Camino, Cáceres, 1930-Sion, Suiza, 2007), José Duarte (Córdoba, 1928- Madrid, 2017), Agustín Ibarrola (Bilbao, 1930) y Juan Serrano (Córdoba, 1929). Todos ellos confiaron en el arte como una fuerza revolucionaria que, a la manera de la escuela constructivista rusa, podía acelerar el cambio social en una España aislada. De ahí que bautizaran su práctica como "arte abstracto geométrico radical".

"Los extraordinarios y pioneros logros del Equipo 57 despiertan cada vez más la atención internacional", recalcan desde la Shin Gallery, por cuya sala se despliegan ahora, alternando con esculturas, pinturas y películas, las maquetas y diseños para la industria y la arquitectura de estos avanzados a su tiempo. La creación de un mobiliario que embelleciera y simplificara la vida diaria, siguiendo el ejemplo de la Bauhaus, tuvo gran resonancia en el Equipo 57 y por ello hasta Nueva York han viajado algunas de esas piezas que al fin son tendencia en los hogares españoles.

Entre las teorías que el Equipo 57 formuló, recuerda Rafael Ortiz, está la de "Interactividad del espacio plástico" en dos y tres dimensiones, que desarrollaron en 1957 y aplicaron a toda su producción artística, como ilustró la excelente retrospectiva que el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía le dedicó al grupo en 1993, el año en que logró además la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

Ahora, la Shin Gallery se suma desde Nueva York a los grandes museos internacionales que, como el Georges Pompidou de París (2001), el Guggenheim de Bilbao (2002) y la Tate Liverpool (2013) no cesan de subrayar la contribución genuina y original del Equipo 57 a un arte contemporáneo español que era menos gris y aburrido de lo que hasta ahora se creía. Desde Andalucía, sus galeristas no pueden sino celebrar esta rotunda aventura americana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios