Cultura

Flotats estrena hoy en Madrid el diálogo entre Descartes y Pascal imaginado por Brisville

  • El Teatro Español acogerá esta obra hasta el próximo 22 de febrero · Albert Triola actúa junto al veterano actor catalán

Descartes y Pascal hablaron una sola vez, hace 360 años, sin dejar testimonio de lo que se dijeron pero Jean-Claude Brisville lo ha imaginado para el "diálogo de altura" que estrena hoy Josep María Flotats en el Teatro Español con la certeza de que el espectador saldrá de allí "más feliz, relajado y, probablemente, más inteligente".

Los dos filósofos más importantes de su siglo se encontraron el 24 de septiembre de 1647 en el convento parisino de los Mínimos y hablaron durante horas sin dejar ningún texto al respecto, una laguna que alentó al dramaturgo francés, autor de La cena, a imaginar cómo fue El encuentro de Descartes con Pascal joven, que Flotats dirigirá e interpretará hasta el 22 de febrero junto a Albert Triola.

"Es como un lied shubertiano, un pequeño recital de cello y viola", compara Flotats sobre el intercambio de ideas que se desarrolla en el escenario, decorado con "voluntad de desnudez", austeridad y sencillez "casi epicurea" para que el protagonista sea "el verbo".

El padre del Discurso del método es en 1647 un racionalista de 51 años que ama la vida con pasión, y Pascal, que con 19 puso los cimientos de la primera máquina aritmética de calcular, tiene 24, sólo vive para sus ideas y está inmerso en una profunda crisis mística, decidido a abandonar todos sus trabajos científicos a cambio de la salvación de su alma.

A Descartes, "un delicado pensador", "le subleva" esa obstinación del joven Pascal, atormentado por alcanzar lo absoluto, y de la confrontación entre ambos nace "un concierto de cámara" de las ideas, expresadas en lenguaje actual "en un espacio de silencio, confortable, que provoca la escucha" gracias al trabajo de Albert Faura, diseñador de la iluminación.

"Los más inmensos pesos pesados del pensamiento están peligrosamente fuera de las normas aceptadas y son políticamente muy incorrectos aunque sus conceptos de vida son totalmente opuestos. La sociedad sigue chocando casi con las mismas cosas, y eso me estremece", confiesa Flotats, que ya interpretó, hace tres temporadas, La cena en la que Brisville imaginaba el último encuentro entre Tayllerand y Fouché.

El catalán ha querido hacer esta obra no sólo por la admiración que le suscita Brisville, que escribió su primera obra (La mecedora) con 60 años, tras ser despedido como editor de Le Livre de Poche, sino como homenaje también al fallecido Jean Pierre Michelle, con quien trabajó en la Comedie Francaise.

Brisville, dice Flotats, escribe "con un lenguaje altísimo pero no artificial ni ampuloso; por eso, el diálogo no es para doctores en filosofía sino para todo el mundo; fluye con agilidad y actualidad", aunque lejos "del que se habla en el Metro", aclara.

Entiende que lo que convierte a Descartes y Pascal en "personajes reales" es que Brisville se basó para idear su obra en las cartas que ambos escribieron a lo largo de su vida, aunque ellos jamás intercambiaron una línea.

Flotats trabaja en el texto desde el pasado mes de mayo con Triola a quien le parece que su personaje es "un bombón, un regalo", porque es un ser "lleno de contradicciones, místico, ardoroso, obsesionado con la muerte y el sufrimiento, tremendamente imperfecto y, por tanto, muy humano". Además, subraya, trabajar con el actor y director teatral es "un placer. Es como si te hubiese tocado la lotería, jugar en primerísima división".

Adaptar al castellano la obra, que cuando termine su estancia en España seguirá de gira, ha sido, según Mauro Armiño, "a veces complicado" pero cree que ha logrado "reflejar el carácter calmo de Descartes y el atormentado de Pascal".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios