Cultura

"Haría cualquier cosa que me propusiera Martin McDonagh"

  • Woody Harrelson estrena 'Tres anuncios en las afueras', la película que triunfó en los Globos de Oro

Woody Harrelson y Frances McDormand, en una escena de la película. Woody Harrelson y Frances McDormand, en una escena de la película.

Woody Harrelson y Frances McDormand, en una escena de la película.

Woody Harrelson siempre busca trabajar con gente a la que admire y cuando le llegó la posibilidad de trabajar en Tres anuncios en las afueras ni se lo pensó, dice, aunque fuera un papel pequeño. "Probablemente haría cualquier cosa que Martin McDonagh me propusiera", asegura el intérprete.

"Es un verdadero genio", afirma el actor tejano respecto al director británico, responsable de una película que se estrena hoy en España tras triunfar en los Globos de Oro -con cuatro galardones, incluido el de mejor filme dramático- y conseguir ocho nominaciones para los Bafta británicos, incluida una para Woody Harrelson como mejor secundario.

El director de 'Siete psicópatas' o 'Escondidos en Brujas', dice el actor, es un "verdadero genio"

McDonagh fue la principal razón que le llevó a aceptar el papel del sheriff Bill Willoughby, sobre el que recae la acusación de una madre, Mildred (Frances McDormand), que busca que se haga justicia por el asesinato de su hija, un caso abandonado por la Policía. Y fue también la presencia de McDormand otra de las razones por las que Harrelson aceptó el papel. "Sólo espero tener oportunidades como ésta, poder trabajar con gente a la que admiras tanto" como McDormand, dice Harrelson, que concedió esta entrevista a Efe durante el pasado Festival de Venecia, donde la película ganó el premio al mejor guión.

Un guión que transforma lo que en principio parece un drama profundo en una comedia negra que se atreve a poner en tela de juicio desde la justicia a la amistad, el racismo y la humanidad. Harrelson califica como "increíble" la película debido, principalmente, a ese guión de McDonagh. "Estaba tan bien escrito que el desafío real era hacerlo tan bien como ya lo reflejaba el texto", dice entre risas el actor. Se trataba, apostilla, de "hacer algo que justificara que tenías que estar ahí".

Aunque Harrelson cree que lo más importante a la hora de hacer una película es que el director sea bueno, el actor reflexiona sobre la importancia del guión: "Si no está bien escrito, creo que da igual lo bueno que sea el director". En este caso, se juntaron ambos factores, junto a un reparto que cuenta además de con McDormand -que se llevó el Globo de Oro a la mejor actriz en una película dramática- con Sam Rockwell -también premiado en los Globos-, Abbie Cornish, Peter Dinklage o Caleb Landry Jones.

Todos ellos están nominados en conjunto en los prestigiosos Premios del Sindicato de Actores de Hollywood, unos galardones a los que también aspiran de forma individual McDormand, Harrelson y Rockwell. Porque si algo está consiguiendo esta película es la unanimidad de la crítica en las buenas interpretaciones de un elenco que da credibilidad a una historia compleja y que ha supuesto el espaldarazo final a la carrera de McDonagh, creador que cuenta con una consolidada trayectoria como dramaturgo y con películas en su haber como Escondidos en Brujas (2008) o Siete psicópatas (2012). En todas ellas Martin McDonagh mezcla con habilidad y sin tapujos el drama y el humor, un estilo que precisamente gusta mucho a Woody Harrelson.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios