Cultura

Leandro corta dos orejas y sale a hombros en Valladolid

  • Sus dos compañeros de terna, Diego Urdiales y Morenito de Aranda, se fueron de vacío · Se lidiaron toros de Baltasar Ibán que no terminaron de romper

Leandro Marcos salió ayer a hombros en el tercer festejo de la Feria de Valladolid después de cortar una oreja a cada uno de los astados de su lote y brindar pasajes de mucho gusto y torería, sobre todo en su segundo enemigo, el mejor de un desigual encierro de Baltasar Ibán, que en general nunca terminó de romper. Su fallo a espadas restó rotundidad a su éxito en un espectáculo en el que sus compañeros de terna, Urdiales y Morenito de Aranda, resultaron ovacionados.

Leandro pasaportó primero un animal bajo y bien hecho, con el defecto de violentarse un tanto al final de cada muletazo como consecuencia de su falta de fuerza. Leandro toreó con gusto aunque la imposibilidad de someter a su enemigo restó intensidad a la obra. El quinto bajo y un tanto montado, resultó el mejor del encierro, aunque la vuelta en el arrastre resultara excesiva. El toresano lo lució en la distancia para acompañar luego en dos series con la zurda importantes. Dos pinchazos recibiendo minimizaron el premio.

Urdiales se las vio primero con un toro alto, que sin tener mala condición resultó molesto por su tendencia a defenderse en cada muletazo. Anduvo firme el riojano que lo pasaportó de buena estocada mientras que al cuarto, que tuvo cierto fondo por el pitón derecho, le instrumentó una aceptable primera parte de faena que se desvaneció cuando el torero cogió la zurda.

Morenito de Aranda sorteó el lote de menos opciones. Con nervio y sin romper para delante el tercero, el sexto fue el más complicado, pues tampoco terminó de pasar. Bien de actitud del burgalés, sobre todo en el último, pues se sobrepuso con carácter a la condición de sus enemigos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios