Literatura | Revista 'Litoral' Un verso hecho a medida

  • La revista ‘Litoral’ dedica su nuevo número a la moda, con una entrega que revisa los múltiples usos y costumbres a la hora de cubrir la desnudez desde la literatura, el pensamiento y el arte

‘Blusa’ (2018), de Julia Diazdel. ‘Blusa’ (2018), de Julia Diazdel.

‘Blusa’ (2018), de Julia Diazdel. / Litoral

Erigida como principal reclamo cultural (y hasta intelectual) de la postmodernidad, la moda es mucho más que vestimenta. De hecho, desde el mismo origen del término hace referencia a usos, costumbres, encuentros y espectros sociales marcados por la paradoja, entre lo efímero de la obra y la perdurabilidad (con su correspondiente decadencia, eso sí) del soporte. Que la histórica revista Litoral, que dirige Lorenzo Saval, dedique su nuevo número (el 268) a la moda puede parecer una frivolidad, pero no lo es en absoluto: como actividad propia de la especie humana, el hecho de cubrir la desnudez con parapetos cargados (siempre, e inevitablemente, por intención o por omisión) de símbolos ha inspirado a escritores y artistas de la Antigüedad y ha reclamado, con toda la ambición, su consideración entre las tareas más elevadas. Señala en este sentido Lorenzo Saval en la introducción de este nuevo número: “La moda, como decía Chanel, reivindica el derecho individual de valorar lo efímero, lo pasajero, lo que se va. Todo lo que está de moda pasa de moda, pero la desnudez seguirá intacta como al principio del mundo, puntualiza en un poema José Emilio Pacheco”. De todos estos cauces comunes, expresiones compartidas, paradojas y presuntas contradicciones se ocupa Litoral en una entrega que, bajo el título Moda. El arte de lo efímero, vuelve a servirse como un festín para los sentidos.

La directora del CAL, Eva Díaz Pérez, firma el primer artículo de la nueva publicación

‘Mujer con abanico’ (1912), de Jean Metzinger. ‘Mujer con abanico’ (1912), de Jean Metzinger.

‘Mujer con abanico’ (1912), de Jean Metzinger. / Litoral

Tras la introducción de Saval, el número incluye siete artículos escritos expresamente para la edición a cargo de otros tantos autores: La moda y los espejos históricos, a cargo de la directora del Centro Andaluz de las Letras, Eva Díaz Pérez; Arte y moda, cómplices de la belleza, de Eloy Martínez de la Pera; Flor de rareza inefable. Notas urgentes para llegar a Balenciaga, del director de la Casa Gerald Brenan, Alfredo Taján; La moda como una de las bellas artes, de José Luis López Bretones; El hijo del sastre, de José Antonio Garriga Vela; Dime cómo vistes y te diré cómo suenas, de Juan de Dios García; y Los puentes entre la moda y el arte a los ojos del derecho, de Antonio Castán. A partir de aquí, la revista se articula a lo largo y ancho de episodios que abarcan en sus títulos desde la Alta costura hasta los más diversos elementos relacionados con la moda, desde los sastres hasta los maniquíes pasando por camisas, faldas, pantalones, blusas, botones, cremalleras y complementos como guantes, corbatas, sombreros y cinturones.

La nómina de poetas y autores cuyos versos (principalmente) y prosas abordan este universo incluye al citado José Emilio Pacheco, Ángel González, David Leo García, Carlos Pardo, Erika Martínez, Raymond Queneau, Javier Egea, Pablo García Casado, Juan Carlos Mestre, Pablo Neruda, Rafael Pérez Estrada, Francisco Ruiz Noguera, Elena Medel, Karmelo C. Iribarren, Vicente Molina Foix, Miriam Reyes, Charles Simic, Julio Cortázar, Ángel Crespo, Claudio Rodríguez, Concha Méndez, Benjamín Prado, Juan José Téllez, Leopoldo de Luis, Antonio Lucas, Robert Lowell, Justo Navarro, Seamus Heany, Walter Benjamin, Alberto Carpio, Jorge Luis Borges, Max Aub, Émile Zola, Cristina Peri Rossi, Nicanor Parra, Yolanda Gómez Mesa e Isabel González, sólo por citar a algunos. El apartado ilustrativo revisa la cuestión del vestir en la Historia del Arte con voluntad enciclopédica. Como hecho a medida.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios