Cultura

Lyon busca el 'efecto Guggenheim' con el museo Confluences

Tras más de diez años de retraso y un coste cuatro veces mayor que el presupuesto inicial, el Museo de Confluences fue inaugurado ayer en Lyon (sureste de Francia), con la aspiración de lograr un impacto urbanístico y económico similar al obtenido en Bilbao con el Guggenheim.

El ejemplo del edificio de Frank Gehry inspiró a los responsables de este nuevo y ecléctico centro de Lyon aunque, modestos, aseguraron que será difícil obtener el mismo éxito del gigante de titanio.

"Teníamos la posibilidad de elegir una arquitectura más clásica, pero nos dejamos llevar por el fantasma de Bilbao", afirmó el vicepresidente del Consejo General del Departamento del Ródano, Jean-Jacques Pignard, durante la presentación del museo a la prensa.

Sabedora de la dificultad que supondría marcarse como listón el Guggenheim bilbaíno, la directora del Museo de Confluences, Héléne Lafont-Couturier, rebajó las expectativas y aseguró que aspiran a atraer a medio millón de visitantes al año.

"Nuesto objetivo es, al menos, estar a la altura del Louvre de Lens y el Pompidou de Metz", afirmó Lafont-Couturier en referencia a otros dos centros de arquitectura rompedora que se han abierto recientemente en Francia.

Nutrido por las colecciones de una serie de antiguos museos lioneses, como el Colonial creado por Edouard Herriot, el de Religiones de Emile Guimet y el de las curiosidades del siglo XVII de los hermanos Gaspard de Liergues y Balthasar de Monconys, el nuevo museo destaca por su imponente edificio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios