Política cultural

Mecenazgo o quimera

  • El Gobierno afirma que tiene un “primer borrador” para una ley que la administración central no ha sido capaz de sacar adelante y que tendría consecuencias decisivas en Málaga

Exposición de Jean Dubuffet celebrada el año pasado en elCentro Pompidou Málaga. Exposición de Jean Dubuffet celebrada el año pasado en elCentro Pompidou Málaga.

Exposición de Jean Dubuffet celebrada el año pasado en elCentro Pompidou Málaga. / Daniel Pérez / Efe (Málaga)

Después de varios gobiernos, ministros, secretarios de Estado de Cultura y diversos portavoces que han anunciado en los últimos años la puesta en marcha de una Ley nacional de Mecenazgo sin que haya sido posible hasta el momento alumbrar tal normativa, la situación podría cambiar, o al menos atisbar un horizonte distinto al cero acostumbrado, en los próximos meses: la directora de Industrias Culturales y Cooperación del Ministerio de Cultura y Deporte, Adriana Moscoso, afirmó este jueves en Barcelona que el gobierno ya cuenta con un borrador “muy inicial” para una futura Ley de Mecenazgo. Moscoso, que abrió la Jornada Patrimonio Cultural y Mecenazgo en el Museu d’Art Contemporani de Barcelona, donde se reunieron decenas de ponentes del sector del país, recordó (en declaraciones recogidas por Europa Press) que “en España no existe una ley del mecenazgo como tal, sino que hay una serie de medidas como incentivos fiscales que se plasman en una ley de 2002, 49/2002 que es la base de nuestra normativa y que fue modificada en 2016 para fomentar el micromecenazgo”, A partir de aquí, los primeros pasos para tejer la nueva norma se han dado a través de la Comisión Delegada de Asuntos Culturales, presidida por la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, e integrada por 13 ministerios.

Esta comisión no se había reunido en los últimos siete años, y una de las primeras decisiones del Gobierno fue convocarla y entre sus primeros cometidos figura la creación de una comisión técnica para redactar las bases de una nueva normativa. La comisión técnica está formada por los Ministerios de Cultura y de Hacienda y pondrá el foco en la figura del mecenazgo para dar un mensaje a la sociedad de que “cualquiera puede ser mecenas”, sin importar la capacidad adquisitiva y apostando por el valor y el compromiso.

“Estamos en una fase muy incipiente, en los trabajos preparatorios, contamos con un primer borrador pero el objetivo es seguir actualizando la normativa de mecenazgo para poner al día” la cuestión, aseguró Adriana Moscoso, quien añadió: “La cultura es el mejor seguro para convivir, y tener sociedades diversas”.

El balance del proyecto ‘Málaga Cultura Innovadora’ delata la importancia del texto

A falta de una mayor concreción, el anuncio resulta sin embargo altamente revelador en lo que se refiere a Málaga, donde la implicación del sector privado en la decidida apuesta municipal por la cultura no ha contado con el respaldo del sector privado; especialmente en proyectos como los nuevos museos, para los que se esperaba un respaldo mucho mayor. Que el proyecto Málaga Cultura Innovadora (como ya informó Málaga Hoy), puesto en marcha por el Ayuntamiento con la complicidad de los Ministerios de Cultura y Hacienda para la captación de mecenas con vistas al desarrollo de proyectos culturales entre 2016 y 2018, se saldaracon un solo inversor implicado (la Fundación Unicaja) y cuatro proyectos beneficiados (el Centro Pompidou, la Noche en Blanco, el concurso de aforismos de la Fundación Rafael Pérez Estrada y una exposición temporal del Museo Carmen Thyssen, se debe, según sus responsables, a unos mecanismos para el mecenazgo extraordinariamente complejos que únicamente deja al alcance de las grandes corporaciones la posibilidad de beneficiarse de deducciones de hasta el 90% del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Por su parte, la Fundación La Caixa prefirió no formar parte de Málaga Cultura Innovadora, pero sí financiar con hasta cuatro millones de euros durante tres años diversas actividades culturales en sintonía con el Ayuntamiento; así como, ya en el ámbito estrictamente privado, aprobar otra millonaria inversión para el Teatro del Soho de Antonio Banderas, que de hecho pasará a llamarse Teatro del Soho Caixabank. Con una política cultural cuestionada por el elevado gasto público en museos, la posibilidad de que más empresas puedan beneficiarse de las deducciones fiscales por labores de mecenazgo ofrece una música agradable al Ayuntamiento, especialmente con la mirada puesta en el Auditorio. Pero primero, claro, habrá que cazar al oso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios