Entrevista Alfonso Herrero: "El Málaga es un señor club; a los jóvenes les digo que fuera hace mucho frío"

Cómics

Monstruos británicos

LA SAGA DE LOS BOJEFFRIES. ALAN MOORE, STEVE PARKHOUSE. Planeta. 96 páginas. 14,95 euros.

Publicada originalmente entre 1983 y 1991, en revistas como Warrior, Dalgoda y A1, La saga de los Bojeffries es una divertida gamberrada del siempre reseñable Alan Moore y el dibujante Steve Parkhouse. Se trata de un conjunto de historietas cortas que versan sobre la vida cotidiana de una familia británica poco común, compuesta por monstruos variopintos, entre los que no faltan un hombre lobo, un vampiro y hasta un bebé radiactivo. En palabras del especialista J. J. Vargas, extraídas de su libro Alan Moore. La autopsia del héroe (Dolmen, 2010): "The Bojeffries Saga es a la producción de Moore lo que ¿Pero quién mató a Harry? es a la filmografía de Hitchcock: un pequeño descanso o lujo personal, no del gusto de la mayoría, pero que indudablemente conecta a la perfección con una sensibilidad muy específica, ejemplificada con claridad en las obras de Brian Graham, Pierre Henri Cami o nuestro Wenceslao Fernández Flórez, y con una tradición de humor negro difícilmente exportable más allá del continente europeo". Los monstruos de Moore y Parkhouse se adaptan a la sociedad en la que viven y, en el contraste entre ellos y las personas aparentemente normales que les rodean, surge el humor y la sátira: "racismo, xenofobia, insolidaridad, desinformación sexual, ridículas costumbres seculares y otras miserias de la clase media británica se dan cita en el día a día retratado en estas páginas, apuntando siempre a la inquietante duda acerca de quién es en realidad el monstruo". El volumen de Planeta recupera al completo esta desopilante serie, para disfrute de los numerosos aficionados a la obra de Moore. Tal como señala el propio Parkhouse en su prólogo, el libro compila "desde los comienzos garabateados a bolígrafo, en las páginas de Warrior, hasta las imágenes puestas a punto digitalmente para esta edición". De modo que es la ocasión perfecta para asomarse a un lado menos conocido, pero no menos idiosincrático, de uno de los mejores guionistas que ha dado la historia del cómic.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios