Cultura

El Museo Thyssen pone banda sonora a su aproximación al pop

  • El centro inauguró ayer la exposición 'Pop Tops', que reúne portadas de discos, carteles y cómics

El arte pop llegó con retraso a España, y cuando lo hizo consiguió colarse en los hogares a través de las portadas de los discos de vinilo y filtrar al mismo tiempo críticas al régimen franquista, como se puede ver en la nueva exposición del Museo Carmen Thyssen de Málaga, Pop Tops. Concebida para poner banda sonora a su exposición temporal Reflejos del pop, inaugurada el pasado 16 de marzo, la nueva muestra recoge en la Sala Noble 150 portadas de discos junto a otros trabajos como carteles de películas, fotonovelas, cómics o publicaciones.

"A partir de 1948 hay una cierta recuperación económica que tiene su punto de inflexión en 1953, cuando se firma el acuerdo con EEUU por el que, a cambio de ayuda económica, se instalan cuatro bases militares americanas en España", señaló la directora artística del Museo, Lourdes Moreno. Esa remontada económica coincidió con una cierta apertura "que supuso una corriente de aire fresco que llegó a las casas a través de la adquisición de discos de vinilo", según Moreno.

Para el coleccionista y profesor de la Universidad de Salamanca Francisco Javier Panera, que ha comisariado la exposición, ésta quiere desterrar la tendencia habitual de "contar la Historia del Arte para sordos, como si no hubiera habido un ruido de fondo". Así, Panera destacó que el origen del arte pop y del rock and roll fueron "paralelos", ya que el primer disco que publicó Elvis Presley con RCA "salió tres meses antes de inaugurarse la exposición considerada iniciadora del pop, This is tomorrow, en Londres".

Al mismo tiempo, se da la circunstancia de que los años 60 "alumbraron la primera generación de artistas que se educaron desde niños escuchando música pop y rock", según Panera. En el caso español, el arte pop se dio a conocer "mucho antes a nivel popular a través de los discos, de los programas de televisión o de las películas que a través de las obras que se exhibían en las galerías o museos". No hay que olvidar que la primera exposición de Warhol en España se abrió en 1975, apuntó el comisario, quien señaló que esta "dimensión multiplicativa y barata" de los discos "hacía que no sólo el arte, sino también los mensajes políticos, llegaran mejor a las casas y fueran más efectivos".

En la exposición hay portadas obra de Roy Lichtenstein o Andy Warhol, cuyo plátano fue replicado posteriormente con otro símbolo fálico por el grupo catalán La Trinca en el disco Trempera matinera. También están discos de Conchita Velasco, Mike Ríos o Los Brincos, que eran la versión española de los Beatles, e incluso algunas de sus portadas emulaban sin disimulo a las del grupo de Liverpool. "Los artistas tuvieron más fácil lanzar críticas al régimen franquista a través de las portadas de discos que con sus obras", subrayó el comisario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios