Cultura

Ridley Scott mide su eficacia en "sentar a la gente en la butaca"

  • El cineasta produce 'Labyrinth', su tercera serie de televisión basada en el 'best-seller' homónimo

Después de 45 años de trayectoria en cine, publicidad y televisión, el británico Ridley Scott asume que no puede separar el arte de la industria y que su eficacia como profesional depende de "sentar a la gente en la butaca", algo a lo que aspira con la serie que produce, Labyrinth.

El tres veces nominado al Oscar, afronta ahora su tercera serie de televisión en poco tiempo -tras The Good Wife y Los pilares de la Tierra- y se traslada a la Francia de los extintos cátaros para seguir las apasionantes páginas del best-seller Labyrinth, de Kate Mosse, en una miniserie que continuará su rodaje en Sudáfrica y cuyos derechos en España han sido adquiridos por Mediaset.

"Me sentí muy atraído por este material, por la densidad de Laberinto, que es un puzzle maravilloso. Aunque la gente piensa que mi trabajo es muy glamouroso, en realidad paso la mayor parte de mi maldito tiempo leyendo. Y en una página ya sé dónde me quieren llevar", asegura en los primeros días de rodaje en la ciudad medieval francesa de Carcasona.

Como en El reino de los cielos, que rodó en el castillo aragonés de Loarre (Huesca), las Cruzadas medievales vuelven a ser el objeto de su inspiración, aunque esta vez se reserve las labores de producción y busque heroínas femeninas para esta aventura entre la arqueología y la barbarie histórica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios