Cultura

Rostros para un idilio de medio siglo

  • El Ateneo inauguró ayer su curso con la exposición 'Imágenes por la cultura en libertad' de Pepe Ponce

Como un espejo, como una pintura, como un dibujo. Así se refirió ayer el crítico de arte, escritor y ateneísta Antonio Abad a la fotografía. En el fondo, Pepe Ponce, verdadera alma de la disciplina en la historia reciente de la ciudad, sabe que su oficio consiste en todo esto y mucho más. No niega Ponce, de hecho, a mayor gloria del mito, que la fotografía se lleva parte del alma del fotografiado, mas no con ánimo sustrayente sino revelador: ante la cámara no hay más remedio que confesarse. La cuestión es que Ponce, también ateneísta de pro, recibió del Ateneo de Málaga, en el que ejerce vocal de fotografía, un encargo peliagudo con vistas a su 50 aniversario: una exposición con otros tantos rostros representantivos de la cultura malagueña, inmortalizados en la misma sede del Ateneo en la calle Compañía. Al final, andando el tiempo, el proyecto expositivo inicial creció hasta acoger un documental armado a través de las instantáneas y sus correspondientes descartes, además de un catálogo proverbial con textos de Juan Ceyles. El resultado de todo esto se titula 50 imágenes por la cultura en libertad (en realidad 53) y su inauguración sirvió, de paso, para vestir de largo el curso académico en el Ateneo, un periodo estimulante que tendrá en diciembre el cumpleaños feliz de la institución. Y allí estará seguro Pepe Ponce para legarlo a la posteridad.

Comparecen así en las fotografías que pueden verse actualmente en las paredes del Ateneo (algunas más o menos intervenidas, otras al natural) el barítono Carlos Álvarez con el diapasón bien templado, el escritor Antonio Soler de inspiración grecolatina, el pintor Eugenio Chicano invocando la geometría del lápiz; el director de la Fundación Picasso y el Centro Pompidou, José María Luna con barcos de papel; el director del Museo Picasso, José Lebrero, con las gafas en otra parte; el poeta Pepe Infante en toda una oda al dandismo, el pintor Paco Peinado soñando aviones, el director teatral Juan Hurtado con la melena suelta, la poeta Rosa Romojaro en doméstico descanso y hasta el escritor y periodista de Málaga Hoy Pablo Bujalance encaramado a donde no debe. Tantos rostros en tan entrañable cofradía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios