Cultura

Schoenberg a la moda

  • Dynamic presenta la primera grabación audiovisual de 'De hoy a mañana', ópera en un solo acto estrenada en 1930

En el año 2008 el Teatro La Fenice de Venecia tuvo la audacia de programar los populares Payasos de Leoncavallo haciendo pareja con una obra de Arnold Schoenberg apenas interpretada, Von Heute auf Morgen (De hoy a mañana), una ópera en un acto estrenada en febrero de 1930 con apreciable éxito, pero enseguida olvidada. Después del monodrama Erwartung, de 1909, y de La mano feliz, drama con música escrito entre 1908 y 1913, aunque no estrenado hasta 1924, Schoenberg no volvió al mundo de la ópera hasta finales de los años 20, y lo hizo cuando su alumno Alban Berg había triunfado clamorosamente en toda Europa con Wozzeck y cuando en la Alemania de Weimar hacían furor Kurt Weill, Paul Hindemith o Ernst Krenek con obras sobre lo cotidiano que ridiculizaban con acidez las formas de vida de la burguesía de la época.

El autor de Moisés y Aarón, obra en la que por cierto ya trabajaba por entonces, quiso ponerse así a la moda y escribió una comedia sobre un matrimonio enfrentado a la rutina de su convencional vida en común, y lo hizo sin renunciar a su estilo, pues, aunque se respeten las formas de la ópera clásica (recitativos, ariosos, dúos, concertante), la obra es dodecafónica, de escritura densa, aunque con cierta apariencia de tonalidad y un uso abundante del contrapunto (muy significativamente en el cuarteto final). Pese a ello, Schoenberg consigue un inteligente toque de ligereza gracias al ritmo, que llega a ser chispeante, y a una orquestación que incluye instrumentos poco corrientes (guitarra, mandolina, piano, flexatón).

El libreto de la obra está firmado por Max Blonda, seudónimo de la segunda esposa del compositor, Gertrud Kolisch, aunque se sabe que el músico intervino muy directamente en su escritura. Esta parodia de las parejas modernas, categoría a la que acaban renunciando los protagonistas ("Mamá, ¿qué son gente moderna…?", pregunta el niño en la última frase de la obra), resulta muy atractiva en la puesta en escena de Andreas Homoki, que con unos pocos elementos escénicos, un fondo móvil relleno de graffiti y el predominio del blanco y el negro (roto solo por la ropa que irá cambiándose la esposa para seducir y desengañar al marido de su snobismo sentimental) logra una hora de excelente teatro.

A ello contribuye desde luego el elenco, sobre todo la extraordinaria soprano suiza Brigitte Geller, impecable en lo vocal y excepcional como actriz, una magnífica combinación de lirismo expresivo y gesto que jamás sobrepasa los límites de la comedia exquisita para caer en la parodia grotesca. La secunda bien Georg Nigl, acaso un cómico más vulgar, pero con una voz de barítono lírico que fluye con flexibilidad en todo el registro. Algo histriónico, pero muy bien de voz, el tenor Mathias Schulz en su papel de cantante que cree haber conquistado a la esposa y muy elegante Sonia Visentin en su breve participación como la amiga. El veterano Eliahu Inbal logra notable claridad en la orquesta, un ritmo teatral y un tono dramático siempre adecuados. Esta grabación de Dynamic es la única opción que existe en el mercado en formato audiovisual. Muy interesante.

Solistas. La Fenice. Eliahu Inbal. Andreas Homoki Dynamic (DVD) (Diverdi)

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios