Radar

Testarudos con suerte

  • Oasis publicó el pasado lunes 'Dig out your soul', su séptimo disco, un trabajo que justifica que aún no se hayan jubilado

Comentarios 3

Testarudos, así son los hermanos Gallagher. Pese al desastre comercial y artístico de cosas como Standing on the shoulder of giants (2000), ellos han seguido a lo suyo. Nada de lo que han hecho en lo que va de década justificaba su insistencia por retrasar la jubilación, pero Dig out your soul(Big Brother / PIAS, 2008) es definitivamente otra historia.

Este séptimo álbum de la banda más bocazas del brit-pop es un grito, psicodélico, brumoso y retro, de un grupo que sabe que ha dado lo mejor de sí mismo. No es su mejor disco, ni de lejos, sólo lo más digno que pueden presentar tras 15 años de carrera. Dig out your soultiene tantos robos al cadáver de The Beatles como se puede esperar de los de Manchester, pero eso ya no es noticia -aquí se apropian de melodías, frases, baterías...-. Sí es noticia el groove con el que se ha construido este álbum, de sonido espectacular y vigoroso.

De nuevo con Dave Sardy como productor, Oasis parecen rejuvenecidos, al menos en la primera mitad del disco. El comienzo de Dig out your soul es sencillamente espléndido: Bag it up, The turning, Waitingfortherapture y Theshock of the lightning, todas de Noel, forman una unidad de destino hacia la gloria. Va en serio. El problema, ah, es lo que sigue. Salvo Falling down, también de Noel, poco más mantiene el extraordinario nivel del arranque. El rollo democrático de estos Oasis es un lastre, y es que ni Andy, ni Gem ni Liam tienen el talento del autor de Definitely maybe (1994). Así, seis de las once canciones del álbum valen mucho, y las cinco restantes bastante menos.

Otra buena noticia es que Liam Gallagher vuelve a cantar como el Liam que fue, aunque los años se notan y Oasis ya está en ese periodo de la vida en el que los medios tiempos predominan y la energía da para lo justo. Eso sí, este trabajo de bajos gruesos, guitarras saturadas al máximo y baterías machaconas y ruidosas es una demostración de que la testarudez puede dar buenos resultados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios