Cultura

Los clásicos reconquistan el Teatro Romano

  • El anuncio de la Junta de Andalucía de la recuperación del uso escénico del coliseo a partir de otoño viene a recordar cuando de 1959 a 1984 vivió su etapa dorada

Hubo una época dorada para el teatro en Málaga. Y no hace tanto tiempo de ello. De 1959 a 1984 las piedras del coliseo fueron testigos de una efervescencia escénica con funciones periódicas durante el verano, festivales grecolatinos y la compañía ARA como impulsora de las representaciones. En 1979 un jovencísimo Antonio Banderas se vestía de Marco Antonio para Julio César y declamaba también para Las Fenicias o Los Tarantos. Junto a él, Antonio Meliveo, Óscar Romero o Miguel Romero Esteo asistían a una rutina, demandada por el público, que les permitió probar el poder de convocatoria del teatro clásico y, de paso, las posibilidades de este yacimiento como escenario. Veinticinco años de representaciones demostraron que aquello era posible. Han pasado más de tres décadas y el epicentro de Alcazabilla sigue esperando una mano amiga que lo saque de su letargo. Tan solo la celebración del X Festival Juvenil de Teatro Grecolatino el 3 de mayo vislumbró un atisbo de esperanza.

El anuncio el pasado sábado por la Junta de Andalucía de la reforma del espacio para acoger un programa de actuaciones teatrales a partir de otoño invita a recordar aquellas décadas de actividad. Avalado por Ángeles Rubio-Argüelles, el grupo de teatro Dintel, con Miguel Gallego al frente participó activamente de la programación durante julio y agosto en este espacio. "Se solía hacer primero una tragedia y luego una comedia. Cuando murió ella, Óscar Romero y yo hablamos con el Ayuntamiento y conseguimos recoger el testigo de ese sentimiento y seguir con un festival de teatro clásico", recuerda Gallego. "Tenía un público muy fiel. Llegábamos a representar tres o cuatro obras en verano", comenta el director.

A falta de concretar la programación que revitalizará el Teatro Romano, Raúl Caballero, desde la Asociación Cultural de Teatro Griego y Romano de Málaga (Acutema), lanza una propuesta. "Lo ideal sería que se creara una especie de patronato para una programación elaborada conjuntamente por la Junta, Ayuntamiento y entidades como la nuestra". En su opinión, la demanda de este tipo de montajes quedaría satisfecha con la oferta de compañías especializadas. "Hay grupos de teatro clásico, como Induo Teatro, poco conocidos, de calidad y que no piden un caché muy alto", subraya Caballero.

Por lo pronto, uno de los proyectos municipales más destacados es el que recibió Damián Caneda de manos del Teatro Cervantes poco después de su llegada a la concejalía de Cultura. Contempla cuatro o cinco montajes, como los de Edipo Rey y Edipo en Colono de Sófocles, a cargo de compañías profesionales. Las adaptaciones corresponderían a autores como Fernando Méndez-Leite, Juanma Lara y Sergio Rubio. La propuesta se mantiene vigente, a la espera de la respuesta de la administración andaluza.

En los años 80 el Teatro Romano enmudeció, convertido en almacén de garum y víctima del paso del tiempo. Si nada lo impide, pronto recuperará su razón de ser: punto de encuentro de los amantes de las musas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios