Cultura

Las claves cercanas de un maestro

  • Las estancias veraniegas en Marbella (ciudad que le ha rendido diversos homenajes) y el doctorado honoris causa de la UMA componen la conexión malagueña del novelista

Mario Vargas Llosa tiene una relación muy especial con Marbella. No en vano, cada verano, desde hace algo más de dos décadas, visita la Clínica Buchinger, donde pierde esos kilos de más que su ajetreada vida le hacen ganar en invierno. La ciudad le ha dedicado varios homenajes. El 11 de julio de 2006 se descubrió en el Bulevar de la Fama de Puerto Banús, una Estrella de Mar con su nombre y rúbrica. Entonces, afirmaba que su concepto de la localidad es muy diferente al que tiene el resto del mundo: "Siempre llego a Marbella para ganar energía, ayunar, hacer ejercicio y acostarme temprano para recobrar fuerzas para el resto del año. Tengo una idea de la ciudad muy distinta del resto del país". Otro de los reconocimientos más celebrados por el propio autor de La fiesta del chivo tuvo lugar este mismo verano, también en julio. Entre los días 20 y 21 se celebró el Foro Literario Vargas Llosa, bajo el título Cinco autores con Mario. José Manuel Caballero Bonald, Fernando Iwasaki, José Esteban, Paula Izquierdo, Juan José Armas Marcelo e Ignacio García Valiño fueron los encargados de diseccionar las letras de este autor, que afirmó "haber descubierto cosas de mí que ni siquiera yo conocía".

Pero también mantiene Mario Vargas Llosa una relación especial con la Universidad de Málaga, de la que fue nombrado doctor honoris causa el 25 de abril de 2007. La catedrática que promovió la candidatura y que finalmente ganó al peruano para el claustro de la institución, Guadalupe Fernández Ariza, explicó ayer que la noticia le había sorprendido "pero hasta cierto punto; venía siendo un hecho muy esperado, porque se trata del mayor escritor e intelectual vivo en lengua española". La académica, que publicó en 2008 una monografía dedicada al escritor (quien contribuyó con un prólogo), definió su obra como "compleja y diversa, desde su primera orientación sartreana hasta la reivindicación de la imaginación como rebeldía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios