Cultura

Las damas del ritmo en Málaga

  • Gema Lamela lleva ocho años al frente de Geiko, una compañía de mujeres, pionera en la representación de musicales en la ciudad · Su último trabajo 'Last dance' lleva la firma de la Free Soul Band y Dry Martina

Comentarios 13

El espectáculo debe continuar. De ello se encargó Freddie Mercury en los 90 y, de su relevo se hace cargo, desde Málaga, Gema Lamela. Lleva ocho años al frente de Geiko, (mujeres del arte en japonés) una compañía entregada por entero al show y pionera en la provincia en la puesta en escena de musicales. Sobre las tablas 14 mujeres demuestran cada día que en las noches de las Costa del Sol puede haber creatividad y talento, más allá del pack turístico. Ellas cantan, bailan interpretan y, sobre todo, disfrutan de la buena acogida que tiene su propuesta. Su última aportación a la causa se llama Last dance (A soul romance) y les acompañan en la gesta la Free Soul Band y Dry Martina.

Hace unas semanas estrenaron en Roquetas de Mar y en la plaza de toros de Vera (Almería) este cóctel de revival en torno a Queenie (Laura Insausti) y Jaix (Javito de la Free Soul Band), dos grandes divos, dos cantantes de fama mundial que, además, se quieren, se odian...¡no! se quieren, reza su tarjeta de presentación.

Buena parte de la banda sonora de los 60 mueve este musical que recuerda a los monstruos del soul. Aretha Franklin, James Brown, Otis Redding, Louis Amstrong y Blues Brothers apadrinan con sus éxitos un montaje en el que las chicas de Geiko escenifican 13 números de baile. Una cifra que se queda corta cuando Gema repasa los que habitualmente realiza su compañía en cada espectáculo. En torno a 18 cambios de vestuario para otros tantos números, con una función diaria, "a veces dos", durante todo el verano y seis espectáculos en cartel.

B. S. O. fue el musical que dio a conocer a Geiko como compañía especializada en un formato escénico, hoy en boga, pero que Gema ha sabido llevar a su terreno, sin plagiar y demostrando que Broadway puede resucitar a menor escala pero con sello malagueño. "Interpretábamos las bandas sonoras de películas como All that Jazz, Chicago, Estudio 54 ó La máscara", recuerda su artífice. A partir de ahí la compañía fue haciéndose con un espacio propio, con marchamo de calidad -"y seriedad"- en la depauperada oferta de la costa. Consciente de la necesidad de ampliar el abanico de posibilidades, Gema ofrece para fiestas privadas, hoteles y salas de espectáculos montajes de salsa, de salón, de jazz y soul. Hace dos años los productos de Geiko calaron en la extinta RedMálaga, circularon por todos los distritos de la ciudad y se hicieron con una sala propia, Music-Hall en Bailén-Miraflores donde programar montajes y llevar a otros grupos.

Pero hasta llegar hasta aquí Gema ha tenido que labrarse un camino, no siempre abonado. Pluriempleada para poder costearse los gastos de vestuario, desmintiendo tópicos asociados a su profesión, y convenciendo a propios y extraños de que no hacía falta emigrar a Madrid para vivir del espectáculo. Más que el foco y la cámara, la debilidad de Gema son las bambalinas. Le apasiona todo el proceso de trabajo hasta llegar al escenario, convencida de que "en cada espectáculo se aprende". Ella se encarga de la dirección, del sonido, del vestuario, de las coreografías y, además, canta y baila sin necesidad de protagonismo. Sabe que existe el camino fácil, pero no le tienta la televisión ni la fama, Gema prefiere la retaguardia y dejar que Geiko crezca hasta ser un referente dentro y fuera de Málaga.

Cuando llegue el momento "y tenga tiempo" -recalca- le gustaría poder hacer realidad uno de sus sueños: montar un musical coral, de gestión propia, "a lo grande" y actual que no tenga que reproducir "los que han triunfado en los 40, 50 y 60". Mientras tanto, el espectáculo debe continuar y Gema seguirá escuchando al final de cada show la misma pregunta, "¿Pero vosotras sois de Málaga?".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios