Jesús PALOMINO

"Si no hubiese dedicado mi vida al arte, me habría echado a perder"

  • El artista Jesús Palomino publica 'Moving Around II', una suerte de libro de viajes en el que reflexiona sobre su oficio y plasma su interés en el feminismo

Jesús Palomino y Berit As en la antigua sede de la Universidad de las Mujeres. Loten, Hamar. Noruega, enero 2015. Jesús Palomino y Berit As en la antigua sede de la Universidad de las Mujeres. Loten, Hamar. Noruega, enero 2015.

Jesús Palomino y Berit As en la antigua sede de la Universidad de las Mujeres. Loten, Hamar. Noruega, enero 2015. / kirsten scully

"Viajar para hacer un proyecto a un lugar nuevo, en el que uno encuentra caras nuevas y espacios novedosos abiertos a nuevas posibilidades siempre me ha resultado de lo más gratificante e inspirador. Cuando esto ocurre mi mejor energía personal se pone en marcha y con ella todo es posible", escribe el artista Jesús Palomino (Sevilla, 1969) en Moving Around II, una suerte de libro de viajes que publica la editorial Athenaica en el que este creador reflexiona con admirable claridad sobre su oficio, plasma su interés en los discursos feministas y comparte sus experiencias en los destinos donde realiza sus proyectos, enclaves tan dispares como Argelia, Noruega, Malasia o Alemania. Para Pepe Yñiguez, autor del prólogo del volumen, Moving Around es "un libro de viajes escrito por alguien que no es un viajero (...) Palomino no pertenece a la especie de esos cazadores de trofeos turísticos, es, claramente, un productor-recolector".

-En el libro se acerca a algunas figuras que contribuyeron al despertar de la conciencia feminista. El texto nace de la admiración por ellas y de la certeza de que este movimiento puede provocar una transformación de la sociedad.

Noruega es una democracia avanzada, pero aún están muy arraigadas algunas tendencias patriarcales"Cuanta más información aporte el artista sobre sus prácticas, mayor será la empatía del espectador"Antes de viajar a Tindouf, pensé que como ciudadano español debía conocer las causas del conflicto saharaui"

-Efectivamente, el libro nació de la admiración por los discursos feministas tal y como me los transmitió la psicóloga social, política y activista feminista noruega Berit Ås, a la que pude conocer personalmente en Oslo en diciembre de 2014. Nuestra colaboración se plasmó en un filme titulado Meeting Berit Ås, 2015. Esta producción de vídeo es básicamente una entrevista de un par de horas en la que Berit habla sobre cultura femenina, ecofeminismo, economía de las mujeres, etcétera, con una asertividad y una claridad extraordinarias.

-Conocer a Berit Ås, "historia viva del feminismo europeo más pionero", fue para usted "un acontecimiento". Son interesantísimas sus Técnicas de supresión de la dominación.

-La verdad es que el texto de las Técnicas de supresión de la dominación es extraordinariamente eficaz para ayudar a la emancipación cotidiana. Estas técnicas fueron desarrolladas en el año 1979 para ser utilizadas por todos los colectivos oprimidos, aunque Berit Ås las orientó específicamente hacia situaciones relacionadas con las mujeres. Las técnicas son una herramienta útil para identificar qué ocurre cuando las mujeres son invisibilizadas, ridiculizadas o ignoradas. Han pasado casi 30 años desde que fueron publicadas, y aún hoy son válidas, a la vista de los acontecimientos recientes en la sociedad española. Tener conocimiento de ellas puede ayudar a revelar y reducir el efecto de ciertos comportamientos de dominación de género que sutilmente operan y persisten en nuestra sociedad.

-Es simbólico que ni en un país tan progresista como Noruega sobreviva un proyecto como la Universidad de las Mujeres, abocado al cierre por falta de apoyo.

-La propia Berit reconoció en el vídeo que a pesar de ser Noruega una democracia avanzada, persistían en su país tendencias patriarcales profundamente arraigadas... Y ella sabía bien de lo que estaba hablando. Esa fue la razón por la que decidió poner en marcha en el año 1995 la Universidad de la Mujeres, la primera institución de enseñanza superior europea regida por curricula y criterios exclusivamente feministas.

-En Moving Around II también cuenta su experiencia en los campamentos de refugiados saharauis, donde asoma una y otra vez la culpa por cómo el Gobierno español abandonó a ese pueblo...

-En el capítulo dedicado al proyecto llevado a cabo en los campamentos de refugiados de Tindouf, Argelia, intenté explicar de manera somera el complejo laberinto postcolonial en el que aún permanece atrapada la población saharaui... Es un conflicto largo y lacerante. Antes de viajar a Tindouf, consideré que lo menos que debía hacer como ciudadano español era conocer las causas históricas del conflicto saharaui, así que investigué un poco sobre el asunto. Después de venir de los campamentos, consideré que debía de alguna manera contribuir desde mis humildes posibilidades a un mejor entendimiento del conflicto. Eso intenté con mi testimonio publicado en el libro.

-En ese capítulo se define como "Soy Jesús, hijo de José, y creo en el arte de la poesía". Es una hermosa presentación.

-Utilicé esa simple entradilla de presentación para llamar la atención del público, ya que afortunadamente tuve muchos encuentros con todo tipo de personas en los campamentos de refugiados saharauis. Esa fórmula pareció funcionar bien... Después de pronunciar la frase, distribuía libros de poesía del poeta palestino Mahmoud Darwish. Distribuí gratuitamente mil ejemplares del poemario Estado de sitio, un hermoso poema lírico que habla de la guerra, del amor y de la esperanza de manera dialécticamente compleja. El último día del Festival Artifariti 2016, leímos el poema en árabe en el interior de una jaima [una tienda tradicional saharaui] delante de un numeroso público y contando con la presencia de los mejores poetas saharauis vivos... Fue un momento realmente hermoso, aquel proyecto fue realmente hermoso… Además, es verdad. Me llamo Jesús, mi padre se llamaba José, y creo en el arte de la poesía. Quizás porque todo en la frase es verdad, tuvo éxito.

-Tras tantos años de profesión, usted continúa fascinado con su oficio. "Uno de los amores de mi vida", dice, "es mi trabajo".

-¿Sabe? Si no hubiese dedicado mi vida al arte me habría echado a perder como persona.

-Una de las razones de este libro, expone, es explicar las condiciones en que se realizaron sus proyectos, en parte para combatir ese recelo o desconcierto del espectador ante algunas prácticas artísticas interesadas en el contexto.

-Sí, esa es una de las razones del libro. Explicar, comunicar, dar información adicional sobre las circunstancias y las motivaciones que me llevaron a realizar mis proyectos en los contextos específicos de Rusia, Noruega, Argelia, Bamberg en Alemania, Bruselas y Kuala Lumpur. Cuanta más información se aporte, mayor será la compresión del público, y mayor será la empatía del espectador con este tipo de prácticas artísticas.

-No es demasiado complaciente en el recuerdo de su infancia, en una "abusiva sociedad fascista" en la que los niños eran "depositarios de toda la frustración" de los adultos.

-La memoria que presento de mi infancia fue publicada en el catálogo de la Bienal de Ekaterimburgo en Rusia. La comisaria de la Bienal, Genia Tchaika, nos preguntó sobre nuestra infancia. Contesté sencillamente lo que recordaba. Quise hacer un ejercicio libre y personal de memoria para transmitirlo a conciencia en una sociedad como la rusa que desafortunadamente también tuvo que sufrir una terrible historia de totalitarismo.

-Entre los destinos que retrata está Villa Concordia, en Bamberg, Alemania, donde pasó un año invitado y donde a los artistas no se les empuja a crear y producir, sino que se les invita como reconocimiento a su trayectoria.

-Entre los meses de abril de 2014 y abril de 2015 estuve invitado en la Internationales Künstlerhaus Villa Concordia de Bamberg ya que el Gobierno de Baviera me había concedido su Premio a la Excelencia Artística. Acepté honrado. Lo único que debíamos aportar como contrapartida era nuestra presencia física en el lugar... Nada más. Bueno, yo aproveché para hacer un par de proyectos en Alemania, otro en Noruega, dar algunas conferencias en la República Checa, hacer amigos y estudiar alemán... Fue una invitación realmente generosa.

-Entre los personajes por los que expresa su devoción está la desaparecida Chantal Akerman, cuya obra es el tipo de cine que le gustaría hacer.

-La obra de la cineasta belga Chantal Akerman es un prodigio de sencilla sofisticación y profunda captación estética de la emoción fílmica. Efectivamente, si hiciera cine me gustaría seguir su maestría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios