Cultura

El teatro devuelve el carácter ritual al Dolmen de Menga en Antequera

  • La compañía Surterráneo Teatro celebró ayer la primera representación escénica en el monumento

Representación de 'Qué será de mi sombra cuando me haya ido', ayer, en el Dolmen de Menga, en Antequera. Representación de 'Qué será de mi sombra cuando me haya ido', ayer, en el Dolmen de Menga, en Antequera.

Representación de 'Qué será de mi sombra cuando me haya ido', ayer, en el Dolmen de Menga, en Antequera. / javier flores

El aforo era reducido sin remedio, pero aún así emocionaba verlo lleno hasta los topes. El milenario Dolmen de Menga acogió ayer en su interior la primera representación teatral de la que hay constancia en su historia, un proyecto de Surterráneo Teatro titulado Qué será de mi sombra cuando me haya ido con el que la compañía malagueña celebró el Día Internacional del Refugiado. Bajo la dirección de Angélica Gómez, autora del texto, Lucía Alfaro y Rodrigo de la Calva representaron en el monumento antequerano una obra que devolvió al dolmen su primigenia función ritual, en la figura de una vieja chamana que entrega el testigo a un sucesor erigido en protector de la comunidad humana que habitó el área hace seis mil años. La función volverá al Dolmen de Menga el próximo 31 de agosto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios