Exposición

Hiroshima y Nagasaki, ciudades de paz en la nueva muestra de La Térmica

  • El centro acoge la muestra fotográfica de Toñi Guerrero comisariada por Agustín Rivera

La propuesta podrá verse hasta el 8 de diciembre. La propuesta podrá verse hasta el 8 de diciembre.

La propuesta podrá verse hasta el 8 de diciembre. / La Térmica

La Térmica acoge desde este viernes y hasta el 8 de diciembre la exposición Hiroshima y Nagasaki: cultura de paz, compuesta por 45 imágenes de la fotógrafa malagueña Toñi Guerrero, en las que se centra en las miradas, los rostros y la memoria de los supervivientes de las bombas atómicas y de los miembros de segunda y tercera generación de los afectados. La presentación contó con la presencia de la fotógrafa, del comisario de la muestra, Agustín Rivera; del presidente de la Diputación, Francisco Salado; del director de La Térmica, Salomón Castiel; del director territorial de Caixabank en Andalucía Oriental y Murcia, Juan Ignacio Zafra; del director de la Fundación Manuel Alcántara, Antonio Pedraza y de Diego Narváez, de la Asociación de la Prensa de Málaga.

El proyecto combina en imágenes y texto la tristeza y el drama de los acontecimientos de 1945, con la capacidad de los habitantes de Hiroshima y Nagasaki de superar esta situación con alegría y optimismo. La muestra es un diálogo intergeneracional resultado del trabajo documental de Guerrero y Rivera en Japón en el verano de 2019, donde visitaron ambas ciudades. Gracias a los encuentros con supervivientes y jóvenes, captados a través de la cámara de Guerrero, pudieron comprobar el cambio de mentalidad de la sociedad y su claro y activo compromiso con la educación para la paz y contra la proliferación de las armas nucleares.

Agustín Rivera, periodista, escritor y profesor de Periodismo en la UMA, explicó que las fotografías de Toñi Guerrero “ofrecen perspectivas diferentes de Hiroshima y Nagasaki”. También , destacó los rostros con memoria, colores, grullas, oraciones y emociones que le transmite la muestra, que ha resumido como “instantes de vida”. La iniciativa está alineada con el punto 16 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, denominado Paz, justicia e instituciones sólidas. Es una llamada universal a la adopción de medidas para erradicar la pobreza, proteger al planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad, dos activos a proteger para el presente y el futuro de la civilización.

Guerrero explicó que “en Hiroshima y Nagasaki he percibido un dolor antiguo. Se ve en las personas mayores, quienes estuvieron cerca de aquellos acontecimientos. Se percibe distinto en los más jóvenes y distanciados de la historia, salvo aquellos que tienen sensibilidad por el tema o están muy conectados a sus mayores”. Así, señaló que ha intentado transmitir el dolor “que he sentido, tanto por los que desaparecieron, como por los que, estando vivos aquí, han sufrido y siguen sufriendo las consecuencias”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios