Cultura

Una exposición recoge diez años de premios nacionales del cómic

  • La UMA y el Ministerio de Cultura rinden homenaje a las viñetas a través de 200 dibujos que muestran su proceso creativo

El Premio Nacional del Cómic, que otorga el Ministerio de Cultura desde 2007, puso a las viñetas al mismo nivel que al resto de las artes del país, en cuanto a reconocimiento se refiere. Desde ayer y hasta el 13 de enero una exposición creada por la Universidad de Málaga (UMA) con la colaboración del Gobierno recoge más de 200 documentos entre dibujos, bocetos y guiones, de los diez ganadores de este galardón que ha habido hasta 2017.

Situada en la sala de exposiciones del Rectorado de la UMA, la muestra surgió con el objetivo de enseñar todo el proceso creativo de un cómic, según explicó ayer el comisario de la misma, dibujante y profesor, Pepo Pérez, que estuvo acompañado por la vicerectora de Cultura y Deporte de la UMA, Tecla Lumbreras, el Director Académico del Área de Investigación, Empleo y Empresa de la Fundación General de la UMA (FGUMA), Antonio Lara, y el subdirector general del Libro, la Lectura y las Letras Españolas, Javier Pascual, en representación de las instituciones implicadas.

A los 200 documentos acompañan un texto explicativo de cada una de las diez obras y sus autores, que son: Max (2007, Hechos dichos, ocurrencias y andanzas de Bardín el Superrealista); Paco Roca (2008, Arrugas); Felipe Hernández Cava y Bartolomé Seguí (2009, Las serpientes ciegas); Antonio Altarriba y Kim (2010, El arte de volar); Santiago Valenzuela (2011, Las aventuras del Capitán Torrezno); Alfonso Zapico (2012, Dublinés); Miguelanxo Prado (2013, Ardalén); Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido (2014, Blacksad: Amarillo); Santiago García y Javier Olivares (2015, Las Meninas); Pablo Auladell (2016, El paraíso perdido de John Milton) y Rayco Pulido (2017, Lamia).

Además, cada cómic reposa para ser leído sobre una silla especialmente diseñada par la exposición, para la que también se ha editado un catálogo en el que se expande la información de la muestra con entrevistas a los autores.

En lestasonce obras premiadas se pueden apreciar multitud de temas y de impactos, a veces de relevancia internacional. En el caso de Arrugas, de Paco Roca, se convirtió en un superventas -el mayor de España, de momento- y causó una fuerte impresión mediática, explicó Pérez.

Un ejemplo de mezcla de géneros es el tercer premiado, La serpiente ciega, que, ambientado en los conflictos internos del frente comunista en la Guerra Civil, usa recursos de la novela negra. Al año siguiente, con El Capitán Torrezno, Valenzuela presenta una saga "que no admite muchas comparaciones" repleta de referencias literarias y artísticas. Por su parte, Zapico recurre a la biografía de James Joyce en Dublinés. Al igual que en Arrugas, Miguelanxo Prado trata la memoria con Ardalén. También situado en la contienda fraticida española se encuntra El arte de volar, que se basó en los testimonios del padre del guionista, cuyas memorias también se exponen. Por otro lado, Blacksad: Amarillo -el más comercial y juvenil- alcanzó la fama en otros países, como ocurre con Las Meninas, que se acaban de publicar en EE.UU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios