Cultura

En la habitación de pensar

  • El Centro Pompidou celebra desde mañana las jornadas 'Utopías urbanas' con conferencias, danza y cine dentro de la Semana de la Arquitectura

En la habitación de pensar En la habitación de pensar

En la habitación de pensar

Fue el arquitecto austríaco Alfred Loos quien advirtió así al filósofo Ludwig Wittgenstein: "Sólo la perfección es bella, y la arquitectura, en tanto que práctica, no puede ser perfecta; por lo tanto, nunca será bella". Algunos años después, entre 1926 y 1928, el autor del Tractatus Logico-Philosophicus, que siempre había mostrado un interés álgido por la arquitectura, tuvo la oportunidad de poner esta idea en práctica cuando su propia hermana, Margarethe Stonborough-Wittgenstein, le encargó que diseñara una casa para ella (después de haber pedido un estudio previo al arquitecto Paul Engelmann). La casa construida en la Kundmanngasse, en el distrito este de Viena, presentaba una materialización extrema del pensamiento del verdadero padre de la filosofía analítica, con una aparente austeridad, una confusión a conciencia de elementos naturales y culturales y una composición de los espacios resuelta a medida de la proyección humana de quienes habrían de habitarla (Wittgenstein ejerció de ingeniero, diseñó todos y cada uno de los elementos y siguió de cerca la instalación al milímetro de los mismos, incluidas las cerraduras). Margarethe Stonborough-Wittgenstein residió con su familia en la casa hasta la Segunda Guerra Mundial; durante la contienda, el edificio fue empleado como hospital militar y, tras la llegada del ejército soviético, como establo. Su propietaria la recuperó en 1948, pero a partir de entonces la construcción siguió una decadencia que estuvo a punto de culminar con su derribo en 1971. Entonces, algunos de los arquitectos más importantes de Austria pusieron el grito en el cielo y finalmente el Estado intervino para impedir su demolición. La conocida como Casa Wittgenstein se convirtió poco después en un centro cultural y en un revulsivo de la creación artística en Viena. Hoy es un verdadero templo venerado por arquitectos de todo el mundo y uno de los ejemplos más radicales de la confluencia entre arquitectura y pensamiento. Y precisamente por esta razón la Casa Wittgenstein será uno de los grandes protagonistas de las primeras jornadas Utopías urbanas, que celebra el Centro Pompidou Málaga desde mañana jueves hasta el domingo.

Las actividades de estas jornadas, organizadas en colaboración el Colegio de Arquitectos e integradas en su Semana de la Arquitectura (que desde mañana jueves y hasta el 5 de marzo desarrollará un completo programa de exposiciones, conferencias, visitas, rutas guiadas y otras propuestas como la Arquitectura en series del festival Screen TV que acogerá el Museo Picasso el 3 de octubre o la tradicional Pecha Kucha que este año tendrá lugar en La Térmica el día 5), se articulan en torno a conferencias, danza y cine como argumentos principales. El primer encuentro tendrá lugar mañana en el Auditorio del Pompidou a las 18:00 con el arquitecto Ignacio Vivens y Hualde, que pronunciará la conferencia Construir con ideas. Umberto Eco y la biblioteca en la Abadía, en la que pondrá como ejemplo la arquitectura desplegada por el autor italiano en su novela El nombre de la Rosa como concepción del espacio habitado a modo de materialización del pensamiento (también será aquí la Casa Wittgenstein objeto de estudio). Tomará el relevo el viernes 28 a la misma hora y en el mismo Auditorio el arquitecto José Fariña Tojo, quien ahondará en la cuestión con su ponencia Utopías y distopías urbanas. La ciudad ideal como ideología. El sábado 29, dentro de las mismas jornadas, y en plena relación con la arquitectura, el Pompidou celebrará la tercera edición de su ciclo Noche en Danza a partir de las 20:00 con dos invitadas de excepción: la coreógrafa y trapecista francesa Chloé Moglia, que presentará su aclamada performance aérea Horizons (una sorprendente interacción de artes circenses y ecosistemas urbanos) y la bailarina estadounidense Ruth Childs, quien bailará dos solos, Particular Reel y Katema, coreografiados por su tía, Lucinda Childs, referente clave de la danza contemporánea. El domingo 30, las jornadas volverán a concretarse en el Auditorio a las 18:30 con la proyección de la película de Paul Bush Babeldom, un ensayo cinematográfico que adopta matices propios de la ficción (con una historia en torno a dos amantes que luchan por encontrarse en una gran ciudad) pero que plantea al mismo tiempo una crítica severa a los procesos de deshumanización abiertos actualmente en las áreas urbanas. Visitas de alumnos la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Málaga y otras ofertas completan el cartel. Para que estar y pensar sean lo mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios