Jordi Savall en el Teatro Cervantes Premisas para una Resurrección

  • Jordi Savall cerró con Hespèrion XXI el ciclo ‘Aeternum’ en el Teatro Cervantes de Málaga

Concierto de Jordi Savall y Hespèrion XXI, este sábado, en el Teatro Cervantes.

Concierto de Jordi Savall y Hespèrion XXI, este sábado, en el Teatro Cervantes. / Daniel Pérez / Teatro Cervantes

Jordi Savall puso este sábado el broche de oro en el Teatro Cervantes al ciclo Aeternum, que ha ofrecido esta Semana Santa en el escenario municipal una alternativa distinta con diferentes perspectivas y caminos para la música sacra. El violagambista, director, musicólogo e investigador catalán, referencia internacional en el rescate y promoción de los repertorios barrocos y antiguos, volvió a Málaga tras el concierto ofrecido el año pasado en Gibralfaro con su agrupación emblemática, Hespèrion XXI, esta vez en formato de cuarteto de cuerda para un programa basado en la viola y sus distintos registros como absoluta protagonista: con Savall a la viola de gamba soprano, la formación quedó completada con Lixsania Fernández (viola de gamba tenor), Juan Manuel Quintana (viola de gamba baja) y Xavier Puertas (violón) para la interpretación de piezas de algunos de los grandes maestros del barroco europeo, en un viaje que llevó a los espectadores (que llenaron el máximo aforo permitido en el Cervantes) por distintos territorios y sonoridades. La propuesta de Savall y Hespèrion XXI se basaba precisamente en los grupos de violas que se hicieron muy populares en toda Europa desde mediados del siglo XVI y que contribuyeron a formar el devenir posterior de la historia de la música.

El cuarteto se inspira en los grupos de violas que prendieron en toda Europa desde el siglo XV

Así, bajo el lema Las lágrimas de las musas (The teares of the muses), el cuarteto interpretó obras de Antonio de Cabezón, Luis de Milan, Vicenzo Ruggo, Trabaci, Guami, Marini, San Lorenzo, Arauxo, Cabanilles, Dowland, Holborne, Charpentier y muchos otros hasta la celebrada despedida con la Chacona de Purcell, que permitió establecer los nexos futuros con el barroco prendido en América Latina. Tal y como explicaba el mismo Jordi Savall, “este programa quiere ser también un homenaje a todos aquellos músicos y poetas profundamente convencidos de que con la música era posible incitar el alma a la audacia y la fuerza, la generosidad y bondad, rasgos todos ellos que ennoblecen la buena organización de los pueblos”.

Jordi Savall y Hespèrion XXI siguieron en la programación de Aeternum la línea precedida en el Teatro Cervantes por el dúo de pianistas Alexis Delgado e Iñaki Salvador, Raquel Andueza & La Galanía y el conjunto Musica Alchemica para la puesta en marcha de una nueva alternativa cultural a la Semana Santa. Dada la respuesta del público, bien merece el ciclo su continuidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios