Cultura

El motor de la metamorfosis

  • La exposición 'El sur de Picasso' y el Congreso Internacional Picasso son los ejes del programa de actos con el que el Museo Picasso Málaga celebra a partir de octubre su 15 cumpleaños

Braulio Medel, Bernard Ruiz-Picasso, Miguel Ángel Vázquez y José Lebrero, ayer, en el Museo Picasso Málaga. Braulio Medel, Bernard Ruiz-Picasso, Miguel Ángel Vázquez y José Lebrero, ayer, en el Museo Picasso Málaga.

Braulio Medel, Bernard Ruiz-Picasso, Miguel Ángel Vázquez y José Lebrero, ayer, en el Museo Picasso Málaga. / javier albiñana

Puede parecer que hace mucho más tiempo, pero en realidad llevamos cuatro días hablando de la pujanza de la Málaga cultural. Y si el envite debía sustentarse, necesariamente, en la reivindicación de Picasso como malagueño, cabe admitir que aún estamos dando los primeros pasos. El Museo Picasso Málaga celebra el próximo octubre su decimoquinto aniversario, efemérides de un acontecimiento que vino a transformar la misma identidad de la ciudad con una determinación que en el fondo pocos sospechaban. Tal y como explicó ayer el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, "si Picasso cambió la historia del arte, el Museo Picasso cambió el destino de la ciudad". Fue hace quince años cuando, en virtud del acuerdo alcanzado por la Junta y la familia Ruiz-Picasso, Málaga quedó definitivamente señalada en el mapa como territorio Picasso con una trascendencia que aspiraba a hacerse internacional, en virtud de "un dinamizador cultural que resultó ser un elemento fundamental para cambiar en Málaga el modelo de ciudad", añadió Vázquez. De modo que, a la hora de soplar las quince velas, lo que corresponde celebrar no es tanto el cumpleaños de la institución (que también) sino el aniversario de un acontecimiento que permitió a la ciudad reconocerse, con un coraje seguramente único en toda su historia, en un espejo de gran altura. En cualquier caso, el Museo Picasso ha preparado un programa de actos que se desarrollará desde octubre y hasta el próximo mes de febrero del que dieron ayer cuenta el presidente del Consejo Ejecutivo de la institución, Bernard Ruiz-Picasso; su director artístico, José Lebrero; el presidente de la Fundación Unicaja, Braulio Medel; y el citado Miguel Ángel Vázquez. Aunque la programación es diversa y multidisciplinar, se sustenta, según explicó ayer Lebrero, en dos ejes esenciales: la exposición El sur de Picasso. Refrencias andaluzas, que podrá verse a partir del 9 de octubre; y la cuarta edición del Congreso Internacional Pablo Picasso, que acoge por primera vez Málaga (las ediciones anteriores se habían celebrado en Madrid y Barcelona) y que se desarrollará del 9 al 11 de octubre bajo el lema Picasso e historia.

El sur de Picasso (enmarcada en el proyecto internacional Picasso-Méditarrenée, que lidera el Museo Picasso de París) nace, tal y como explicó Lebrero, "de la convicción de que, frente a quienes se refieren a Picasso como un artista francés, el pintor conservó siempre una identidad española, y particularmente andaluza y malagueña. En este sentido, si tuviéramos que explicar qué es el sur, lo haríamos de manera sencilla: el sur es todo lo que no es el norte". La exposición pondrá a dialogar una selección de piezas de Pablo Picasso "con un centenar de obras del patrimonio artístico español procedentes de la Red de Museos Andaluces, que han sido donadas generosamente". Así, además de Picasso, los visitantes encontrarán obras de grandes maestros como Zurbarán, Velázquez, Goya, María Blanchard y Juan Gris entre otros, procedentes de centros como los Museos de Bellas Artes de Sevilla y Granada y los Museos de Huelva, Cádiz y Málaga. En cuanto al Congreso Internacional Pablo Picasso, reconocidos expertos de todo el mundo acudirán a Málaga para explorar las nuevas interpretaciones de la obra de Pablo Picasso a partir de la investigación del contexto histórico y las repercusiones en el mismo, con un comité científico presidido por Pepe Karmel, profesor de Historia del Arte de la New York University; Emilie Bouvard y Coline Zellal, conservadoras del Museo Picasso de París; Emmanuel Guigon y Malén Gual, director y conservadora del Museo Picasso Barcelona; José Lebrero, director artístico del Museo Picasso Málaga; y Eugenio Carmona, catedrático en Historia del Arte de la Universidad de Málaga. A todo esto se unen las actividades culturales que se celebrarán hasta febrero dentro de los ciclos más o menos habituales que acoge el museo a lo largo del año, como las lecturas poéticas de Con A de Autoras, Jazz en el Picasso, Screen TV, el Ciclo de Música de Cámara de la Orquesta Filarmónica de Málaga, Flamenco en el Picasso y la Semana de la Accesibilidad. Mención aparte merece la jornada de puertas abiertas que se celebrará el 27 de octubre, justo la fecha correspondiente al aniversario.

Ahondó ayer Bernard Ruiz-Picasso en la idea de que el camino recorrido en estos quince años "nos ha permitido valorar la importancia de la cultura en la transformación de una ciudad como Málaga", si bien advirtió que esta dinámica continúa: "Quince años después contamos con la madurez de la institución y con capacidad para seguir creciendo". Que el Museo Picasso ha sido en gran medida el motor de esta metamorfosis es una cuestión evidente, pero para refrendarlo están los números. En estos quince años, la pinacoteca del Palacio de Buenavista ha recibido un total (según la cifra aportada ayer) de 6.190.653 visitantes, mientras que más de 625.000 han participado en sus actividades culturales (conciertos, presentaciones, talleres, conferencias, cursos y proyecciones de cine, entre otras). Actualmente, el museo atesora una colección permanente de 233 obras de Picasso, además de otras 166 cedidas en comodato por la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte. Desde 2003 se han programado 51 exposiciones temporales, lo que ha permitido la llegada al museo de otras 1.100 obras de Picasso y otras muchas de una nómina de artistas que incluye a Frank Auerbach, Francis Bacon, Balthus, Maria Blanchard, Louise Bourgeois, Brassaï, Claude Cahun, Robert Capa, Leonora Carrington, Henri Cartier-Bresson, Ramón Casas, Paul Cézanne, Marc Chagall, Gustave Courbet, Leonardo Da Vinci, Edgar Degas, Fortunato Depero, David Douglas Duncan, Jean Dubuffet, El Greco, El Lissitzky, Max Ernst, Federico Fellini, Lucian Freud, Federico Garcia Lorca, Alberto Giacometti, Julio González, Francisco de Goya, George Grosz, Hilma af Klint, Dennis Hopper, Ingres, Ronald B. Kitaj, Paul Klee, Willem de Kooning, František Kupka, Dora Maar, René Magritte, Maruja Mallo, Man Ray, Édouard Manet, Henri Matisse, Lee Miller, Joan Miró, José Moreno Villa, Meret Oppenheim, Joquín Peinado y Jackson Pollock, entre otros muchos. La organización de estas exposiciones ha permitido al Museo Picasso estrechar lazos con más de 160 instituciones museísticas y galerías de arte de todo el mundo, desde el Museo del Louvre al Museo Británico pasando por la Tate Modern, la Royal Collection, la National Gallery, el MoMA, el Metropolitan, el Museo del Prado y el Reina Sofía. Picasso, sí, resultó ser más malagueño que el espeto. Pero esto no ha hecho más que empezar. Quince años pasan volando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios