Cultura

El mundo como expectativa

Decía Ortega y Gasset, en la hora más abstrusa de la filosofía occidental, que "la claridad es la cortesía del filósofo". Con lo cual es muy probable que la popularidad del ensayista esloveno de Slavoj Zizek deba buena parte de su éxito, al margen de los temas abordados en el presente ensayo, a una inteligente sencillez expositiva. Esto significa que Acontecimiento precisa de una lectura muy atenta; una lectura, sin embargo, cuyas dificultades se sortean con relativa facilidad, gracias al constante apoyo de Zizek en la cultura popular y en referencias históricas muy recientes (el cine, la música, Youtube, la ciencia ficción, la Primavera árabe, la crisis económica, la telebasura, etcétera). De este modo, Zizek consigue explicarnos no sólo su noción de acontecimiento, sino el propio carácter de acontecimiento, de revelación, de cambio de perspectiva, que posee buena parte de nuestra realidad más usual, mostrenca y anodina.

Acontecimiento es, pues, para Zizek, una súbita e inesperada trasformación, que cambia por completo nuestro modo de ver el mundo. Dicha transformación modifica no sólo el modo en que conceptuamos el futuro, sino la propia óptica con que observamos el pasado, visto ahora a la nueva luz del acontecimiento. Quizá el ejemplo más claro de cuantos aquí se incluyen sea el acontecimiento del amor: un amor que articula y reordena el porvenir, y nos hace ver el ayer como un preludio, un impasse, como un anuncio ineludible de su llegada. Con todo, y a pesar de las sutiles apreciaciones de Zizek en torno al budismo, la culpa originaria, el psicoanálisis y la filosofía, la parte más interesante de este ensayo quizá se halle en las páginas finales. Tanto en aquéllas que tratan la telebasura, la desinhibición sexual y otros fenómenos actuales como una conversión del espacio público en espacio privado; como en aquéllas otras en que se habla de un futuro acontecimiento político que resuelva la crisis económica y reestructure las coordenadas políticas del globo. Un acontecimiento del que, obviamente, lo ignoramos todo y del que deben quedar excluidos los viejos demagogos.

Slavoj Zizek. Trad. Raquel Vicedo. Sexto Piso. Madrid, 2014. 180 páginas. 18 euros

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios